Imagen tomada de eluniversal.com
Imagen tomada de eluniversal.com

Publicado & archivado en Portada.

Por Sala de Redacción

Entre septiembre de 2008 y octubre de 2009 estudiantes de la Usac y periodistas de Petén sufrieron amenazas de muerte y las sospechas apuntaron hacia el entorno del entonces diputado Manuel Baldizón Méndez. El episodio produjo denuncias e investigaciones en el departamento y en la capital, pero cinco años más tarde nadie parece recordar algo de lo sucedido. “¿Baldizón?, ¿quién?”, enfatizan, entre evasivas, reporteros peteneros.

 En la actualidad, el partido que dirige el político petenero es la fuerza mayoritaria en el Congreso y, según encuestas recientes, encabeza la intención de voto. De llegar Baldizón a la Presidencia de la República en las siguientes elecciones, ¿será este escenario la antesala a una realidad de censura y de extrema tolerancia a la misma?

 Los hechos

foto: Archivo de Udefegua

Foto: Archivo de Udefegua

 En septiembre de 2008 integrantes de la Asociación de Estudiantes Universitarios de Petén denunciaron en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales la contaminación del lago Petén Itzá. La constructora que tenía a su cargo la edificación del centro comercial Maya International Mall —del cual Baldizón sería socio— fue la responsable debido a los trabajos de relleno que efectuó, según la denuncia. Ese mismo año, los estudiantes pidieron al alcalde de Flores, Carlos René Caal, una medición catastral del terreno que ocupaba el parque infantil Hellen Lossi, vendido por la municipalidad a una empresa vinculada a la esposa de Baldizón.

 La denuncia generó que medios locales y nacionales dieran seguimiento a las acusaciones que relacionaron al político con las anomalías en la construcción. El 29 de octubre del mismo año, Baldizón acusó a dos estudiantes universitarios por amenazarlo de muerte. Además, según denuncias de los sancarlistas registradas por la Unidad de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos de Guatemala (Udefegua), en medios locales comenzó una campaña de intimidación en contra de seis de sus integrantes a quienes se nombraba públicamente y se les advertía que pronto serían capturados.

Los estudiantes denunciaron en un comunicado que circuló por Internet las intimidaciones que sufrieron y el Consejo Superior Universitario (CSU) les manifestó su apoyo público y requirió que se investigaran los hechos. A raíz de ello, uno de los sancarlistas estuvo en prisión durante seis meses, acusado de extorsión. Al quedar en libertad, en 2011, denunció a Baldizón de amenazarlo de muerte a él y a su familia.

Algunos periodistas comenzaron a prestar atención a las insistentes denuncias de los estudiantes y divulgaron los hechos. Sigue entonces otro episodio de violencia, esta vez en contra de 15 comunicadores de Petén.

Baldizón contra JL Font

Diario La Nación, el cual se vincula a Manuel Baldizón, tituló el lunes 28 de julio: “Juan Luis Font no acude a citación judicial del MP / El periodista es acusado de plagiar la marca ‘El Periodista’ para un Reality Show”. La noticia es atribuida al Centro de Análisis e Información Pública y se divulgó en dos páginas.

De acuerdo con Font, la nota incluye datos falsos. Y explica: “Asistí el viernes 25 de julio a las 10 am a la Fiscalía de Propiedad Intelectual y declaré ante el auxiliar fiscal Jorge Alejandro Donis. Expliqué que en Canal Antigua seguimos los trámites de rigor para registrar como propio el nombre de ‘El Periodista, en busca del nuevo elemento…’, con el cual titulamos el reality show desarrollado entre abril y junio de 2014. Presenté copia del registro mencionado. Expliqué también que no existe ninguna posibilidad de que se considere un plagio el uso de un nombre que se encuentra registrado, por una parte, y por la otra, que nuestro denunciante produce un semanario o mensuario impreso, que se distribuye en un ámbito departamental y que nuestro programa se desarrolla en televisión por cable. Es decir, la opción de que una persona confunda un producto con el otro es muy remota.

Siento respeto por el trabajo del señor Federico Castillo, nuestro denunciante, y lamento que su denuncia, errada y sin sustento, sea mal utilizada por los corifeos del partido Lider. En Canal Antigua y ContraPoder hemos ganado la animadversión de algunos integrantes de Lider y del propio Manuel Baldizón tras dar a conocer el plagio existente en su pretendido libro ‘Rompiendo Paradigmas’ y en su tesis doctoral.

Esta es la segunda acusación espuria de parte de allegados a Baldizón. Lamento que concentren su esfuerzo en unas acciones fútiles y confío en poder desarrollar una cobertura equilibrada del proceso electoral en medio de estas condiciones.

La primera acusación fue una denuncia planteada en el MP que exigía el pago de Q30 millones por presuntos daños y perjuicios en contra de personas que habían suscrito un comunicado de apoyo a Baldizón y el cual nosotros consideramos falso. Publicamos rápidamente una enmienda a nuestros errores, tal y como lo manda la Ley de Emisión del Pensamiento, pero insistieron en su denuncia”.

Otros casos

En los archivos del MP también se encuentra el registro de dos denuncias en contra de Manuel Baldizón, por supuestas amenazas a los ex funcionarios del actual gobierno, Gustavo Soberanis y Jorge Jiménez, directores del Diario de Centroamérica y de la Radio Nacional TGW, respectivamente, ambas fueron desestimadas. También se cuenta la renuncia de la exdirectora de elPeriodico, Silvia Gereda, quien dijo haberse retirado del medio por la presunta injerencia de Baldizón.

Sin respuesta

Intentamos conocer las reacciones de Manuel Baldizón, por medio de su relacionista público Erick Girón, quien dijo que trasladaría una serie de inquietudes al precandidato y que devolvería su respuesta, pero al cierre de esta edición no se comunicó ni atendió las llamadas a su celular.

La batalla de uno solo
Foto: Archivo de Udefegua

Foto: Archivo de Udefegua

Heber Isaí Méndez Díaz era un muchacho menudo, delgado, moreno y de mucha energía, como lo recuerda una integrante de Udefegua que verificó su caso. A sus 27 años era locutor, periodista y director del radio periódico Libre Expresión transmitido por Radio Shekiná, cuya cobertura se extiende a todo Petén.

 El nombre de Heber apareció en varios volantes distribuidos en las instalaciones de los distintos medios de comunicación, junto con el de 14 de sus colegas. El joven fue el único que hizo denuncias en la fiscalía distrital del Ministerio Público (MP) de Petén y en la fiscalía de sección de Derechos Humanos en la capital, el 13 y 25 de agosto, respectivamente. También acudió a la oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH), el 14 de octubre de 2009.

 La Udefegua entrevistó a nueve de los periodistas amenazados, pero solo Heber realizó denuncias continuas y ofreció pruebas donde se detallaba que, durante aproximadamente tres meses, sufrió intimidación constante por medio de mensajes que dejaban en la radio donde trabajaba y en su negocio familiar, así como llamadas y mensajes a su celular. Una vez le dejaron una bala en un sobre que su esposa descubrió en su negocio y a veces recibía hasta tres mensajes diarios a su celular.

 Los registros de la Udefegua dan cuenta de la llamada a su celular justo el día en que hizo la acusación en la fiscalía distrital de Petén. “Cuando salía del MP recibí una llamada, pero no tenía batería y no pude responder. Luego recibí un mensaje donde me decían ‘el jefe está enojado con vos porque no le contestás tu puto celu y dice que ya sabe que estás poniendo denuncias…’”.

 La denuncia de Heber en la fiscalía de Sección de Derechos Humanos del MP (expediente MP001-2009-98297) fue desestimada en junio de 2011. En cambio, aún permanece “en investigación” el proceso que inició de oficio la fiscalía distrital de Petén (expediente MP270-2009-3585). Al intentar conocer la situación del caso, a cargo de Luis Alfonzo Lorenzo, se indicó que el auxiliar se encontraba “de comisión en la biosfera Maya” y que su diligencia tardaría varios días. Se trató de contactar al fiscal de distrito de Petén Jaime Huinac, pero luego de varios intentos no fue posible.

El asunto de las amenazas fue denunciado en Prensa Libre, ya que el nombre de su corresponsal Rigoberto Escobar figuró en el volante. El periodista argentino Hernán Alberro, conductor del Programa del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), conversó con Escobar en septiembre de 2009. En ese entonces, el reportero petenero dijo desconocer de dónde podrían provenir las amenazas. (Escuchar entrevista)

 Claudia Samayoa, directora de la Udefegua, en una conversación con Sala de Redacción, dijo que de 2008 a 2009 las agresiones contra periodistas se incrementaron en 358 %. La defensora manifestó su preocupación ante organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Relatoría para la Libertad de Expresión de la ONU, debido a que “muchos de los hechos acontecidos en 2009 pueden ser atribuidos a poderes políticos con intereses electorales, fenómeno muy evidente en regiones como Petén”.

Amenazar colectivamente a los periodistas tenía un sentido claro, según Samayoa. “Agredieron a todos para distraer, incluyendo a periodistas que no cubrían notas de corrupción, pero de todos modos el mensaje fue claro y llegó, porque muchos dejaron de cubrir ese tipo de informaciones”, expone.

La defensora cuenta que, “luego de que Udefegua corroboró la secuencia de hechos (contra estudiantes y periodistas), el señor Baldizón dijo que quería saber ‘quién era Claudia Samayoa para arreglárselas con ella’; eso ocurrió luego de las reuniones que sostuvimos con las víctimas”, asegura.

 La Udefegua manifestó su preocupación debido a que quienes denuncian hechos de corrupción generalmente están expuestos a respuestas violentas por parte de los sindicados. “En casos como este, aunque nunca pasó más allá de la amenaza, el miedo que la gente tenía de que iba a pasar algo generó una paranoia total”, dice Samayoa.

 Pese a que ninguno de los periodistas responsabilizó a Baldizón de las amenazas, las investigaciones de la Udefegua dan la pauta para que Samayoa lo vincule a los hechos. La defensora considera que los intentos del entonces diputado por localizarla son indicio de la relación que este pudo tener.

 La verificadora del caso recuerda que en un lapso de dos meses se desarticuló todo el movimiento de estudiantes que efectuó las denuncias. Asimismo, reconoce las complejidades de la amenaza colectiva, debido a que la estructura de poder local de Petén que enfrentan los periodistas es muy fuerte.

“Agredieron a todos para distraer, incluyendo a periodistas que no cubrían notas de corrupción…”, Claudia Samayoa.

Silencio

Foto: Archivo de Udefegua

Foto: Archivo de Udefegua

 Localizar a las y los periodistas cuyos nombres aparecieron en la lista donde se les amenazó de muerte, en 2009, no fue sencillo, mucho menos que accedieran a hablar del tema. Además, la muerte de Heber Méndez Díaz en julio de 2011, en un accidente automovilístico, imposibilitó conocer otros detalles sobre el trabajo que hacía cuando fue objeto de las intimidaciones.

 De seis periodistas contactados, solo dos accedieron a hablar de los hechos. Yuri Colmenares, quien trabaja en el radionoticiero Enfoque, transmitido por Radio Sexy FM, y en la Gobernación Departamental, dijo que no podía señalar a alguien como responsable de las amenazas, pues lo que se sabe son “solo conjeturas”. “Pudo ser cualquiera, porque ellos —el grupo de periodistas amenazado— publicaban de todo y contra todos”, declaró.

 Rafael Conteras Carrascosa, vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Petén (APP), señaló que tanto él como Efraín Aguilar Cárdenas, presidente de la APP, no tenían nada que decir al respecto porque “no tenía sentido hablar del caso ahora. Dejémoslo allí”. Sus nombres aparecen en el listado de los amenazados.

 Un periodista que no fue víctima de las amenazas de muerte, pero que ha ejercido en el medio desde hace más de 10 años, aseguró no tener información sobre los hechos. “Yo de eso no sé, no le puedo hablar”, dijo antes de concluir la comunicación.

 Cuatro reporteros más que atendieron inicialmente las llamadas a sus celulares ofrecieron brindar información al respecto, pero pidieron que se les contactara en otro momento; no volvieron a responder mensajes ni llamadas.

 La verificadora de la Udefegua recuerda que cuando se les preguntó a los nueve periodistas que accedieron a entrevistarse sobre las razones por las que se habría originado la amenaza colectiva todos expresaron literalmente: “por denuncias de corrupción”.

 Un político autoritario

 Para el sociólogo y director de Asociación Doses, Gustavo Berganza, es preocupante que periodistas, políticos y la ciudadanía en general, asuma el silencio como algo natural frente a estas acciones intimidatorias. “Es preocupante, porque revela un tipo de conducta que recuerda las épocas de los gobiernos militares, cuando la mayoría de la población evitaba hablar abiertamente por medio a represalias”, se lamenta.

 Ante la posibilidad de que Baldizón esté relacionado con las acciones intimidatorias, el analista advierte sobre las cualidades del político. “Este candidato, como se mostró con la cobertura de sus plagios y su reacción, tiene conductas autoritarias que pueden representar un peligro para el ejercicio periodístico. Es una persona que no admite sus errores y que arremete, judiciálizándolos, contra quienes se los señalan. Por otra parte, es dueño de varios medios —un diario, una publicación impresa ocasional, una revista y un canal— que lo que hacen, a imagen y semejanza de lo realizado por el gobierno actual, es construir mediáticamente una versión de la realidad en la que descalifica a sus contrincantes y se enaltece él mismo”, explica.

Imagen tomada de www.prensalibre.com.gt

Imagen tomada de www.prensalibre.com.gt

 Pero el caso de Petén no es una situación ajena a la realidad de otros departamentos como Chiquimula y Jalapa, donde se sabe que políticos se hacen cada vez más con la propiedad de los medios locales de comunicación. Ello, advierte el director de Doses, es un riesgo para la libertad de prensa y de expresión.

 “Sabemos, por testimonios de colegas corresponsales, que no es posible criticar a esos políticos en los departamentos en los que han construido sus señoríos. La libertad de prensa es más difícil de ejercer en los departamentos que en la ciudad de Guatemala, precisamente por las conductas tan primitivas que caracterizan a los líderes locales, que sintetizan lo peor de las tendencias autoritarias, y afán de opacidad que distingue a los políticos latinoamericanos”, concluye el sociólogo.

En esta edición también lea: Los discursos de odio y violencia en la prensa”

4 Comentarios para ““¿Baldizón?, ¿quién?””

  1. francisco paz

    De los estudiantes sancarlistas que denunciaron en ese entonces, verifiquen donde estan ahora y a que partidos politicos pertenecen.

    Responder
  2. omar

    Los estudiantes que día que fueron perseguidos todos pertenecen al líder, en ese entonces solo uno de ellos estuvo por varios meses en presión y los demás inmediatamente de eso pararon en cargos del gobierno, en el parque nacional tunal y varios de esos periodistas pertenecen al partido Líder, la verdad que con estará nota ustedes quieren desprestigiar a una persona y quedan mal ante la gente que sabe q todos los susodichos están apoyándolo

    Responder
  3. Ligia Flores

    Estimado Omar: La publicación no pretende desprestigiar a ninguna persona. El caso que narramos en la publicación fue documentado en su momento por la Unidad de Defensores y Defensoras de Guatemala, Udefegua, quien abrió expedientes por las amenazas e intimidaciones que los estudiantes de la Universidad de San Carlos, y el grupo de periodistas, recibieron en ese entonces. Nuestro propósito fue mostrar algunos antecedentes relacionados al entorno cercano del politico que busca nuevamente llegar a la presidencia en el actual proceso electoral, para que como gremio, las y los periodistas reflexionemos sobre los posibles escenarios que podrían ocurrir de llegar dicho político al poder. Ligia Flores, Sala de Redacción.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *