340700_3181350853097_1132349737_o

Publicado & archivado en Portada.

Por orden presidencial, el 18 de diciembre Jorge Manuel Jiménez Terrón fue despedido como director general de Radiodifusión y Televisión Nacional, después de que la bancada Líder revelara que presentó documentos falsos. En su lugar, el 15 de enero, fue juramentado Juan José Ríos, presentador de radio y televisión, y hasta ese momento asesor presidencial.

Por Sala de Redacción

Con el nombramiento se apaciguó temporalmente el estira y encoge que a lo largo de la gestión gubernamental han mantenido la vicepresidenta Roxanna Baldetti —quien recomendó para el cargo a Jiménez— y el ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi —quien nunca le tuvo confianza—, según fuentes oficiales.

A la radio oficial

Jiménez llegó al puesto, cuyo emblema es la radio TGW, el 24 de enero de 2012. Su experiencia profesional arrancó en el diario Siglo Veintiuno (1999-2002) y lo llevó por Guatevisión (2004-2006), Notisiete (2008) y Radio Nuevo Mundo (2008-2011). En ese último medio, durante la campaña electoral 2011, denunció al candidato presidencial de Líder, Manuel Baldizón, por amenazas y causarle suspensión de labores después de que el político se quejó por una entrevista. No obstante, fuentes de ese medio, en privado, rechazaron las acusaciones de Jiménez por considerarlas no ciertas.

En una entrevista concedida al diario Siglo21 pocos días después de haber tomado posesión, Jiménez manifestó que tenía pensum cerrado en la licenciatura en Ciencias de la Comunicación e informó que el personal a su cargo “perseguirá a los funcionarios hasta el final, y todo al aire, hasta que el funcionario cumpla”.

A su llegada a la TGW, anunció que retomaría la transmisión de marimba las 24 horas. Al estar frente a dicha dependencia, se celebró el concurso de Señorita TGW y en varias de las actividades divulgadas en las redes sociales institucionales se le citó como “el licenciado Jorge Jiménez”. Además, efectuó ajustes en la programación, incluida la supresión de espacios dedicados a la temática de la mujer, y en octubre se supo que se dejó de pagar el servicio eléctrico en algunas radios departamentales a su cargo, lo cual impidió que transmitieran de manera regular.

Su estilo de dirigir la dependencia comenzó a granjearle antipatías entre los 130 trabajadores y a que comenzaran a trascender hechos de su vida privada con consecuencias en su cargo público, como que en el pasado fue denunciado por violencia intrafamiliar. Asimismo, hubo quejas porque no efectuó trámites para reajustar salarios. Por ejemplo, hay directores de radios departamentales contratados como “operadores de maquinaria y equipo” con sueldos de Q2,040 mensuales o locutores como “auxiliadores operadores de maquinaria y equipo” por Q1,275 al mes

Debido a los rumores y a las quejas, la bancada Líder lo citó varias veces para conocer sus planes de trabajo y también para aclarar las denuncias en su contra, pero nunca atendió los llamados. En privado, según empleados de la TGW, Jiménez habría dicho que contaba con la protección de la vicepresidenta Baldetti.

Expediente falso

Tanto exasperó al partido Líder que, el 13 de diciembre, el diputado Édgar Ajcip reveló que Jiménez incurrió en falsedad material e ideológica, usurpación de funciones, encubrimiento propio y defraudación al Estado, pues para ser contratado presentó un título falso de licenciado en Ciencias de la Comunicación, supuestamente emitido por la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC), de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac).

En ese momento, Ajcip entregó documentación en donde se hacía constar que —según el detalle del personal contratado bajo los renglones 011, 021 y 033— para ocupar el cargo de director general de Radiodifusión Nacional se requiere “de preferencia, acreditar título universitario en licenciatura en Periodismo, Administración de Empresas o carrera afín al puesto”. Jiménez aseguró ser licenciado en Ciencias de la Comunicación, según el contrato 6-2012-022-DS, el cual rubricó junto con viceministro de Comunicaciones, Rubén Estuardo Mejía Linares.

No obstante, la documentación divulgada por Ajcip revela que Jiménez, entre 1988 y 1993, aprobó ocho cursos de la carrera intermedia Publicista Profesional. Gabriela Sandoval, encargada de Control Académico en la ECC, extendió una constancia en donde se lee que “se verificó en el expediente del estudiante y en el libro de actas de graduación de 2000 —año en el que supuestamente se emitió el título de licenciado— y no existe ningún documento que lo acredite como egresado de esta Unidad Académica”.

La copia el título de licenciado que presentó Jiménez incluía la rúbrica del “decano” de la ECC, cargo que no existe. Gustavo Bracamonte, quien se desempeñó como director de esa unidad académica en el año que el título acredita, niega haberlo firmado y refirió que lo que observa es una falta de responsabilidad y ética por parte del ahora exfuncionario. Agregó que serán los tribunales correspondientes los que diluciden la situación.

El día del escándalo, el 13 de diciembre, se efectuó una revisión en las cuentas de la TGW en Facebook y Twitter, y se constató que se retiraron algunos post en donde se citaba a Jiménez como licenciado.

En su hoja de vida también consignó el segundo lugar del Premio a la Excelencia Periodística, otorgado por la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) en diciembre 2002. La vicepresidenta de esa institución, Ana Julieta Cárdenas, negó lo anterior y citó que “en los archivos de la APG consta que el señor Jorge Jiménez no ganó ni el primero ni el segundo lugar en los premios APG-COMCEL en 2001-2002”.

Silencio, silencio

Se intentó conocer la versión de Jiménez al respecto, pero los números telefónicos acreditados en su currículo reportan que están fuera de línea. El día en que trascendió el escándalo fue entrevistado por el reportero Rony Chávez, de Emisoras Unidas, a quien no respondió las preguntas sobre su estatus académico. Eso sí, anunció que contrademandaría a Ajcip.

El escándalo colocó en el centro de atención a las autoridades de la Escuela de Ciencias de la Comunicación. Julio Moreno, actual director de esa unidad académica, fue contactado telefónicamente, pero dijo que no emitiría declaraciones. “Es una decisión personal”, excusó al ser interrogado sobre si eso había sido resuelto por directivos de esa unidad académica.

Debido a la actitud de Moreno fue contactado Jhonny Michael González, representante de los egresados en el Consejo Directivo de la ECC, quien manifestó que no existe una postura institucional al respecto porque el caso está en los tribunales de justicia. No obstante, adelantó que propondrá que se integre una comisión para investigar el caso en la primera cita que tendrán en 2013, la cual podría ocurrir en la última semana de enero o en la primera de febrero.

De momento, las autoridades de la Usac anunciaron que no se mantendrán al margen del proceso. “En casos similares, en donde se afecta a la universidad, esta se constituye como querellante adhesivo”, declaró el rector Estuardo Gálvez, quien añadió: “Instruimos a la Dirección de Asuntos Jurídicos para que la universidad sea parte de ese proceso y que estos hechos no queden en la impunidad”. Según Gálvez, la Unidad de Registro y Estadística universitaria confirmó que el título a nombre de Jorge Manuel Jiménez Terrón es falso.

El sucesor

Nombrar al nuevo director de Radiodifusión Nacional no fue fácil. Esa dependencia es parte del Ministerio de Comunicaciones, dirigido por Alejandro Sinibaldi, cuyas diferencias con la vicepresidenta Roxana Baldetti son bien conocidas desde la campaña electoral de 2011.

Antes del nombramiento de Juan José Ríos trascendieron que podrían llegar al puesto Ericka Marroquín —de la oficial Agencia Guatemalteca de Noticias— y Roberto García —exasesor en el Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz) y comentarista deportivo—. Sin embargo, ninguno de los dos habría sido del agrado de Sinibaldi, quien no tenía un candidato idóneo, pero quería restarle el control a Baldetti de la emisora estatal.

Antes de ocupar su despacho en el viejo edificio de la 18 calle de la zona 1, Ríos trabajó como presentador del noticiero nocturno de Guatevisión, del cual fue invitado a renunciar en octubre, pues era incompatible con su labor de asesor del  presidente Otto Pérez Molina. Durante unos meses de la gestión de Jiménez trabajó en el programa “Buenos Días Guatemala”, el cual abandonó por diferencias con aquel.

La llegada de Ríos a Radiodifusión Nacional, por lo tanto, se interpreta como una decisión puramente presidencial, en aras de disminuir las tensiones entre Sinibaldi y Baldetti, pero que podría ser una oportunidad para retomar el rumbo.

2 Comentarios para “Caso Jorge Jiménez y TGW, en el centro de la crítica”

  1. Julio R. C. García

    Aun cuando el hecho es reprochable y tiene que ventilarse en los tribunales de justicia de Guatemala, no debe criminalizarse al extremo que, como publicó un matutino, le echarían al susodicho diecisiete años de cárcel. Yo no le conozco ni sé de su trayectoria, pero basta leer que a un criminal asesino con más de tres asesinatos calificados lo sentenciaron a la mínima pena de SEIS años, entonces la justicia en Guatemala está más que pateada. Debe demandarse al Organismo Judicial que vigile a los jueces y que las condenas sean de acuerdo a los delitos cometidos. Es ridículo y absurdo que a un criminal que es una verdadera lacra para la sociedad le den seis años de cárcel, mientras que a un funcionario que cometió una falta lo quieran condenar a diecisiete años. No le destrocen la vida a este muchacho, no sean tan groseros..

    Responder
  2. M. Barrios

    Y entonces pusieron otro peor. No conozco muchos detalles del caso, solo lo que me entere en los medios, pero Sinibaldi tampoco tiene titulo, Roberto Alejos presume de haber salido de Harvard y no es cierto no tiene ningun titulo, Baldeti saconsu dis que licenciatura en un programa de nivelacion de 14 meses y no es avalado por ningun colegio y el que aparece con Rios en la foto, Douglas Dubon flamante viceministro de comunicaciones no tiene finiquito porque malverso ya dinero en esa institucion. Pero para guinda del pastel el nuevo director de TGW varias ex trabajadoras de esa radio lonacusaron de acoso sexual y por eso lo echaron de esa radio. Incluso a una menor de edad practicante en esa radio le mando fotos de sus partes intimas, motivo por el cual llego a gritar a esa radio y a sacar a s7 hija de las practicas. Todas las muieres que fueron acosadas renunc8aron cuandonse enteraron que llegaba Rios, incluyendo una reportera que ahora trabaja en Noti7. Y entonces? El otro sin titulo y este acosador quien es peor? A ver si investigan un poco.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *