Que vengan los relatores

Las agresiones contra periodistas en Guatemala siguen en ascenso y no se prevé en el corto plazo que vayan a disminuir, más si se recuerda que la violencia se incrementa durante el año electoral.

Antes que la paranoia, la prevención

De hecho, la preocupación sobre las violaciones a la privacidad por estados que se definen como democráticos es más que evidente ya a nivel mundial y, por eso, cada día surgen nuevos recursos y herramientas no solo para proteger los equipos sino que para documentar los casos de abuso. La prevención de este tipo de hechos es parte de la responsabilidad de asumir un rol en materia de Libertad de Expresión, ya que la permisividad solo puede conllevar a la existencia de regímenes represivos y de control absoluto.

Concentración de medios y democracia Ltda.

Ángel González y González es el hombre más poderoso de la radio y televisión en Centroamérica. Su imperio, iniciado en Guatemala y que ahora se extiende hasta Argentina —administrado desde Estados Unidos—, ha crecido por el incumplimiento de normas legales, la falta de marcos regulatorios específicos y porque gobiernos y partidos políticos se ponen a su servicio.

A quiénes termina sirviendo el periodismo

Decía Michel Foucault en su obra “El sujeto y el poder” que este último no se produce en la nada sino en un entramado social y que basa sus acciones en el reconocimiento de la posibilidad de acciones sobre los otros y de los otros, no es un hecho desnudo, “está ajustado a una situación”….

Lento avance del plan de protección

En lo que va del actual Gobierno, cuatro periodistas han sido asesinados y se han reportado alrededor de un centenar de agresiones contra reporteros, perpetradas por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), autoridades locales, sectores vinculados al crimen organizado y pobladores enardecidos, entre otros. Los asesinatos continúan en la impunidad, solo a uno de los policías se le han aplicado sanciones administrativas y ninguno del resto de agresores es procesado judicialmente.

Además, el 28 de marzo se conoció que la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (SCSP) impediría el ingreso en la Casa Presidencial de periodistas no acreditados, como ocurrió con Rodrigo Estrada, de elPeriódico, hecho al que se suma que esa dependencia ha alentado los roces entre reporteros de medios afines al Gobierno con otros que pueden ser considerados críticos. Muestra de ello es la agresión sufrida por Pavel Vega, de elPeriódico, a manos de Raúl Morales, de Sonora, el 6 de marzo.

Periodismo, calidad y credibilidad

Cuando medios y periodistas responden a intereses de sectores específicos —funcionarios, partidos políticos o empresarios, por ejemplo —, las audiencias se ven perjudicadas por esa toma de posición y se evidencia un deficiente ejercicio del periodismo, con perniciosas consecuencias sociales. La anterior no es una opinión en abstracto. Un reciente análisis a 15 medios informativos…

No avanza plan de protección

Durante el gobierno de Otto Pérez Molina se han incrementado los riesgos para el ejercicio del periodismo, como ha quedado en evidencia en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014, divulgada por Reporteros sin Fronteras (RSF) el 11 de febrero. En el informe se remarca que ocurre un “(…) vertiginoso desplome de Guatemala,…

Libertad de expresión, del diente al labio

Una sociedad que desconoce sus derechos humanos muestra una grave limitante para el disfrute de los mismos. La guatemalteca es, infortunadamente, una sociedad cuyos integrantes no solo los desconocen sino que, sin entenderlos, los adversan. Aún así sus círculos políticos han tenido que entrar a hablar y validar un lenguaje internacional del diente al labio, por pura corrección política o para el logro de fines espurios.

La necesaria renovación de la APG

Hubo una época en que la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), fundada en abril de 1947, se hacía escuchar y sus pronunciamientos tenían eco entre gobernantes, políticos, empresarios, diplomáticos y medios informativos. La APG se posicionaba sobre asuntos públicos, era interlocutora de los y las periodistas frente a las autoridades y promovía la interacción entre trabajadores de las diversas salas de redacción.

Periodismo, “fafa” y autofiscalización

Desde el retorno a la institucionalidad democrática, en 1986, la prensa guatemalteca, en términos generales, ha desempeñado un papel central como contralora del poder, el cual fue bastante limitado —y hasta complaciente— durante los regímenes militares. Sin embargo, ha sido deficitaria para fiscalizarse a sí misma y a algunos de sus miembros sobre quienes han recaído sospechas o denuncias veladas de corrupción y tráfico de influencias, entre otras malas prácticas y actividades dolosas.