Sí existe responsabilidad

Imagen tomada de www.lahora.com.gt

La discriminación es un delito y a estas alturas es preocupante que los medios dispongan lineamientos editoriales para que sus contenidos no hagan apología del delito, pero no reconozcan la necesidad de regular para no continuar reproduciendo discursos discriminatorios que de alguna manera pueden también incitar al odio. Es hora de que periodistas y medios asumamos nuestras responsabilidades, de cara al desarrollo social.

Alto riesgo que no es visible en los medios

Defensores de Derechos Humanos exponen ante CIDH. Imagen tomada de @jorgesantos15

Es necesario que los medios de comunicación incluyan en sus agendas el abordaje responsable de temas políticos que puedan contribuir a la visibilización y discusión de problemáticas en materia de Derechos Humanos, tan graves como las denunciadas ante la CIDH, en Washington, Estados Unidos, donde se incluyó la preocupación por el incremento a las agresiones en contra de la prensa, por parte de agentes del Estado.

De participantes a protagonistas

Foto: Sala de Redacción

La Convención de los Derechos del Niño (1989) promueve la importancia de que niñez y adolescencia sean protagonistas y expresen sus propias ideas y opiniones, prevaleciendo ante todo el interés superior del niño. La apertura de espacios para escuchar sus voces es fundamental, según la Convención y la Ley de Protección Integral de la Niñez…

Siguen los prejuicios, estigmas y discriminación

Imagen tomada de www.lahora.com.gt

Consideramos que ante estos comentarios queda más que evidente el pensamiento de sus públicos de que los medios deben fomentar el respeto y la tolerancia a condiciones que usualmente son vistas con desaprobación social. También consideramos que, en este caso, el medio peca de destacar el hecho como inusual, porque cualquier persona, sea transgénero o no, puede protagonizar un accidente automovilístico. Sin embargo, a partir del tratamiento que el medio hizo de la información también fueron publicados mensajes de personas “ofendidas” ante el hecho, que sugirieron la muerte de “este tipo de personas”, situación que terminó por fomentar el odio y la violencia hacia las personas transgénero.

Sin sentido de lo humano

Imagen tomada del perfil de Facebook del programa "Con sentido humano"

Abordar aspectos que involucran derechos sexuales y reproductivos desde posturas que amplifican prejuicios y estereotipos no contribuyen a educar, sino a perpetuar patrones violentos, como la exclusión y la discriminación en contra de las personas de la diversidad sexual.

Malos hábitos en la cobertura de hechos violentos

Por Silvia Trujillo, socióloga   Dentro de los temas de agenda priorizados durante abril se destaca la cobertura de hechos de violencia extrema perpetrados contra hombres y mujeres jóvenes. El 3 de abril se produjo el atentado contra la vida de las hermanas Karla Daniela (17 años) y Nancy Paola Oscal Pérez (14) mientras caminaban…

Estigmas y revictimizaciones

Captura-de-pantalla-2014-04-11-a-las-16.26.25

En referencia al ataque contra las hermanas Oscal Pérez, baleadas frente al plantel donde estudiaban, medios escritos del 4 y 5 abril 2014 titularon: “Alumna asesinada es ligada a una pandilla”, “Presidente: estudiantes tenían relación con pandillas”, “Alumna del INCA muere y su hermana queda herida”.

El enfoque periodístico utilizado en esta cobertura reafirmó imaginarios sociales que poco contribuyen a visibilizar el fenómeno de violencia que se vive en el país, específicamente contra niñez y adolescencia. Además, se volvió a demostrar que se sacraliza a ciertas fuentes, sean pertinentes o no para abordar la criminalidad, con lo cual se contribuye a estigmatizar a las víctimas. Por ejemplo, el presidente Otto Pérez Molina cuestionó la relación de las adolescentes con extorsiones, aparentemente basado en informes elaborados a partir de Facebook. Sin embargo, el ministro de Gobernación aseveró que el crimen aún se encontraba en investigaciones, por lo que era muy pronto indicar una razón. “Se presume por las fotos que se han visto en Facebook que pudieron estar involucras con pandillas, pero nada se puede confirmar”.

A través de las imágenes extraídas de esa red social, autoridades y población revictimizaron a las hermanas. Por ser menores de edad, los medios debieron haber solicitado autorización de la madre para difundir fotografías o bien se debió pixelear el rostro para evitar que eso pueda causar algún daño o perjuicio en un futuro.

Según los principios éticos para informar acerca de la niñez y adolescencia, la dignidad, la privacidad y todos los derechos deben respetarse en cualquier circunstancia. Además, los intereses del niño, niña o adolescente deben prevalecer sobre cualquier otra consideración, según consignan la Convención de los Derechos del Niño y la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia.

Falta profundidad en las coberturas

Recientemente la Secretaría de la Comisión contra las Adicciones y el Tráfico Ilícito de las Drogas (Seccatid), presentó a inicio de marzo un estudio alarmante sobre el incremento en el consumo de drogas en la niñez guatemalteca. Además, el informe advierte sobre la temprana edad en que los chicos y chicas comienzan a consumir los estupefacientes. De siete medios impresos, solo tres –Prensa Libre, Siglo 21, La Hora, dieron cobertura al informe que la Seccatid hizo con base en encuestas a estudiantes de establecimiento educativos públicos de Escuintla, Guatemala y Petén. De los televisivos, solo Guatevisión abordó el tema y otorgó espacio en los titulares de su noticiero estelar. En general, la cobertura, si bien no fue hecha por todos los medios, permitió evidenciar un problema social que afecta a niños y niñas de tres departamentos, aunque no todos lo medios enfocaran sus publicaciones (Prensa Libre), sobre el hecho de que cada vez los chicos consumen drogas a tempranas edades. Además, los abordajes se limitaron a la reproducción de los datos y no se mostró información que ayudará a diferenciar los contextos, entender las realidades. No hubo profundización en la información que permita a la sociedad, más allá de conocer el dato, comprender la importancia del problema, para exigir a sus gobernantes que lo atiendan y verse a sí misma como responsable de la protección de la niñez.

Niñez, protección integral y coberturas perjudiciales

En las últimas semanas los medios de comunicación difundieron diversos hechos protagonizados por niñas y los niños principalmente. Uno de estos casos fue el 28 de enero, cuando Siglo XXI Resulta importante que los medios de prensa muestren en sus agendas las problemáticas que afectan a la niñez, ya que de esta manera contribuyen a su discusión social. Sin embargo, deben hacerlo apegados a las leyes y con pleno respeto por las imágenes de niñas y niños, tal y como lo establecen las regulaciones sobre su protección en la Convención de los Derechos del Niño y en la Ley de Protección Integral a la Niñez y Adolescencia. No solo porque así evitan posibles demandas judiciales, sino porque aspiran a realizar un periodismo profesional.

Pulsar el enlace para ver más.

Cobertura que invisibilizó la violencia contra la niñez

ojodeleditor2014ENERO-300x225

La denuncia presentada por la madre de un adolescente de 15 años contra ocho futbolistas del Xelajú M. C. por agresión física, sexual y maltrato ocupó un lugar prioritario en las agendas mediáticas deportivas durante la primera semana de enero. Sin embargo, el enfoque utilizado en la mayoría de medios fue cuestionar el futuro del equipo y de sus jugadores, y se dejó fuera la agresión contra el muchacho, vulnerando así sus derechos fundamentales y calificando este vejamen como un simple “bautizo”. Por lo tanto, se ayudó a reforzar ese tipo de prácticas “comunes” como una constante en los equipos de futbol.