Criminalización de la juventud

Captura-de-pantalla-2013-12-11-a-las-11.40.45

El abordaje en portada que hizo el matutino Al Día el 10 de diciembre, sobre el asesinato de dos jóvenes, es un ejemplo de cómo las coberturas contribuyen a desviar la atención de los hechos que subyacen en casos de violencia contra la juventud. El título de la mencionada portada es: “Patojos no hicieron caso”, en tanto que en interiores figura: “No escucharon a sus padres”. En el cuerpo del texto se narra detalladamente cómo los cuerpos sin vida de los jóvenes fueron dejados en la calle de un barrio marginado, frente a los atónitos vecinos. Esta perspectiva de abordaje criminaliza a las víctimas, a quienes se señala de propiciar su propia muerte “por desobedientes”, en vez de analizar el contexto de inseguridad y escasa oportunidades de desarrollo en que esta población se encuentra. O de indicar que la muerte no debería ser nunca, en un país seguro, el destino de jóvenes que desoyen a sus padres. Además, al priorizar el relato de la madre cuando detalla que su hijo pertenecía a una pandilla y tenía problemas con la bebida, el medio refuerza el estereotipo del “delincuente” que merecía ese final. Habría sido valioso evidenciar datos sobre violencia en contra de la juventud –que conforma el 30% de los habitantes de país- y recordarle a la población que existe una iniciativa de Ley Nacional de la Juventud en el Congreso desde 2008, sin aprobar, que podría generar condiciones favorables para este sector poblacional.

Aprovechar los casos para mostrar los problemas sociales

La captura de Roberto Barreda de León, la tarde del 8 de noviembre, ocupó un lugar prioritario en las agendas mediáticas durante casi una semana. En ese ese lapso fueron explotados distintos ángulos noticiosos, desde los pormenores de la vida de Barreda fuera del país, pasando por el reencuentro de los niños Barreda Siekavizza con sus abuelos paternos hasta la cantidad de declaraciones, testimonios, investigaciones, allanamientos y operativos del Ministerio Público en torno al caso.

Niñez, con protagonismo en Siglo.21

Foto: Sala de Redacción

Los niños, niñas y adolescentes en raras ocasiones son protagonistas y no víctimas de los relatos informativos que se divulgan en los medios de comunicación. Por ello, vale la pena hacer notar la edición del matutino Siglo.21 del 1 de octubre, Día del Niño, cuando ese diario dio voz a esa parte de la población más vulnerable y desprotegida del país.

Abordajes que simplifican y sesgan los relatos

Imagen tomada de http://blogs.elpais.com

En su edición dominical del 22 de septiembre Prensa Libre dedicó la portada y dos páginas (2 y 3) a tratar la problemática de aborto en Guatemala. La pieza periodística, titulada “Historias abortadas”, constituye un ejemplo de un abordaje simplista que no permite ver la complejidad de situaciones y traslada en un espacio informativo una opinión que criminaliza a un sector poblacional, las mujeres, por una problemática que es social y en la cual ha hecho falta una acción estatal que garantice la observancia de derechos.

Miradas periodísticas imprescindibles: las que nos interpelan como ciudadanía

www.elperiodico.com.gt

El 18 de julio de 2013 dos jóvenes se vieron envueltos en un hecho violento en las calles del centro capitalino. Por razones aún no analizadas, este caso formó parte importante de la agenda mediática durante quince días, tanto en los medios impresos como en los de radio y televisión. La mayoría de los medios enfocó sus informaciones “desde esa mirada oblicua” como dirían estudiosos del discurso periodístico, como Stella Martini y Germán Rey.

Miles y miles, pero invisibles

Captura-de-pantalla-2013-07-12-a-las-17.50.25

Ni la presencia multitudinaria (cerca de 10 mil participantes), ni las banderas, carrozas, reinas, artistas, consignas, bailes y colorido, como tampoco el ingrediente de confrontación puesto por profesantes evangélicos fueron suficientes para que los medios masivos de comunicación social publicaran reportes sobre la 13º edición de la marcha del movimiento lésbico, gai, bisexual, transexual e intersexual (LGBTI). Mucho menos las propuestas políticas de las y los organizadores.

Violencia contra la mujer

DSC02388.2

Los análisis de género en el discurso mediático permiten observar aspectos “comunes” en la construcción de relatos sobre violencia contra las mujeres, los cuales pueden ser imperceptibles para una mirada que desconoce estos estudios. Este es el caso de la publicación del matutino Al Día del 3 de junio pasado, titulada “Cegada por el amor, muere descuartizada”. La nota publicada ampliamente en las páginas 6 y 7, hizo referencia al asesinato de una joven de 16 años, presuntamente por la pandilla a la cual pertenecía su novio.

Las mujeres como fuentes

Lorena Cabnal. Imagen tomada de internet.

Las mujeres —se comprueba en estudios sobre medios— no siempre son fuentes informativas o lo son de manera poco relevante. Por ello, vale la pena hacer notar que en las cobertura del noticiero Guatevisión las opiniones de mujeres van en ascenso, como se evidenció el 2 de mayo en el reporte de una protesta frente al Ministerio de Gobernación contra el estado de Sitio en cuatro municipios de Jalapa y Santa Rosa. Ese día Guatevisión dio voz e imagen a las dirigentes Andrea Ixchiú —de Totonicapán—, Lorena Cabnal —de Jalapa— y a Yolanda Oquelí —activista contra la minería en San Juan del Golfo— y relegó a voces masculinas tradicionales. Incluir a más mujeres como fuentes contribuye a ampliar los espacios democráticos y a visibilizar los criterios de más de la mitad de la población, lo cual tendría que ser práctica constante en los medios y no excepcional.

La prensa y la protección de testigos

La prensa debe estar consciente de su rol en la protección de testigos judiciales y, en general, del aporte a la aplicación de justicia, no solo por razones humanitarias, sino legales y éticas. En ese sentido, tal y como lo hizo Prensa Libre, aunque el nombre haya salido a luz durante el juicio, la decisión debe ser resguardarlo, para evitar su publicidad. Pero además la prensa puede cumplir un aporte significativo si, en vez de publicar los nombres, denuncia a los funcionarios que los dan a conocer fuera de un juicio y arriesgan así a los testigos protegidos.

Sensacionalismo en vez de aporte social

fotoaldia2

El 27 de febrero pasado, en un alarde de periodismo sensacionalista, el matutino Al Día publicó en su portada la imagen de un niño a quien hizo posar mientras empuñaba una pistola, cuyo cañón es el foco central de la fotografía. De esa forma ilustró la noticia del asesinato de un taxista, cometido presuntamente por un niño de 10 años, quien se cubría el rostro. El título que acompaña la pieza es: “Niño Sicario”. En días posteriores se produjo un debate sobre si el presunto agresor, quien habría huído en un bus del servicio urbano, era en realidad o no un niño, pues hubo quien asegurara que era una persona mayor, pero de complexión pequeña. Hasta el momento no ha sido establecida la verdad de los sucesos.