Periodismo: oficio difícil y mal pagado

Con el fin de obtener datos que permitan efectuar un paneo sobre las condiciones laborales de los/periodistas en Guatemala, se consultó a 73 colegas —60 hombres y 13 mujeres— que han asistido a tres encuentros regionales y a un grupo focal organizados por la Asociación Centro Civitas, el Proyecto Unificación 21 y Sala de Redacción, entre el 25 de febrero y el 10 de abril.
Participaron colegas de 12 departamentos que trabajan o colaboran en 50 medios impresos, radiales, televisivos y digitales, quienes accedieron a responder un cuestionario básico.
Se obtuvo información de occidente (Huehuetenango, Quetzaltenango, San Marcos, Totonicapán), de oriente (Jutiapa, Jalapa, El Progreso, Chiquimula), del sur (Chiquimula, Retalhuleu, Mazatenango) y del centro (Guatemala). El 84% de los/as periodistas provenían de áreas urbanas de esas regiones y el resto, de rurales.
Los datos son preliminares y solo representan los criterios de quienes respondieron al ejercicio, aunque pueden servir como indicadores sobre las condiciones laborales de quienes se dedican a labores periodísticas.

Guerra de poderes en vez de diálogo

De la censura al discurso de descalificación

En el caso 1, la denuncia de censura —o ya sea de autocensura por parte de la radio— realizada por el Grupo Intergeneracional quedó sepultada por un cúmulo de dimes y diretes que desembocaron en una reacción a la defensiva de Ricardo Arjona. De pronto, el artista se mostró reproduciendo discursos propios de conservadores, para criticar a sus críticos: “Son los mismos que se apuntaron a la foto de los tratados de paz que desarmaron a la gente de la guerra, pero no se ocuparon de armarla de nuevo para la vida y los dejaron al abandono víctimas de su propio destino. Los mismos que gritaron hurras a favor de Gobiernos de pseudoizquierda que saquearon a nuestro País en el nombre del pueblo”.

“Siempre será más cómodo atrincherarse al regazo de una computadora, atalayando como zopilotes voraces cualquier indicio de idea para convertirla en la carroña que comen, amparados en modales pseudorrevolucionarios que tan bien les hacen lucir ante los ojos de su principado de seguidores que hacen del resentimiento un estandarte”.

Lo público es más que discurso

Evelyn Blanck y Ligia Flores

La llegada de las nuevas autoridades a los dos medios públicos más importantes, el Diario de Centroamérica y la TGW, genera tanto expectativas como quejas, rumores y suspicacias. ¿Se continuará con la línea de convertir en públicos los medios estatales?
El 24 de enero, el periodista Jorge Jiménez, nuevo director de la TGW, se presentó ante el personal en dos reuniones distintas; la primera, a eso de las 15:00 horas con los colegas de prensa, la segunda después, ante todos.

Luego de esos encuentros, por lo menos cuatro reporteras y reporteros renunciaron a sus cargos, algunos por desacuerdos con la línea expresada, pero todos aduciendo razones personales. ¿Qué motivó sus recelos? Las respuestas fueron variadas: desde quienes dijeron que les disgustó el aspecto de Jiménez, pues no correspondía con su cargo, hasta quienes aseguraron que el nuevo funcionario les habría dicho que ahora se debían al binomio presidencial, conformado por el presidente Otto Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti.

“Un nuevo mundo está tomando forma en este fin de milenio. Se originó en la coincidencia histórica, hacia finales de los años sesenta y mediados de los setenta, de tres procesos independientes: la revolución de la tecnología de la información; la crisis económica tanto del capitalismo como del estatismo y sus reestructuras subsiguientes; y el florecimiento de movimientos sociales y culturales, como el antiautoritarismo, la defensa de los derechos humanos, el feminismo y el ecologismo. La interacción de estos procesos y las relaciones que desencadenaron crearon una nueva estructura social dominante, la sociedad red; una nueva economía, la economía informacional/global; y una nueva cultura, la cultura de la virtualidad. La lógica inserta en esta economía, esta sociedad y esta cultura subyace en la acción social y las instituciones de un mundo interdependiente”.
“(…) La revolución de la tecnología de la información indujo la aparición del informacionalismo, la generación de riqueza, el ejercicio de poder y la creación de códigos culturales han pasado a depender de la capacidad tecnológica de las sociedades y las personas, siendo la tecnología de la información el núcleo de esta capacidad. La tecnología de la información ha sido la herramienta indispensable para la puesta en práctica efectiva de los procesos de reestructuración económica. De importancia particular fue su papel al permitir el desarrollo de redes interconectadas como una forma autoexpansiva y dinámica de organización de la actividad humana. Esta lógica de redes transforma todos los ámbitos de la vida social y económica”.
Manuel Castells, sociólogo español, en su obra “La era de la información: Economía, sociedad y cultura”, página 406.

Francisco Cuevas: Lo único que va a quedar de la Secretaría es el nombre

¿La reestructuración que menciona implica un cambio en la política de comunicación del anterior Gobierno? ¿Qué pasará con el Sistema Nacional de Información y con el apoyo que se dio a otras dependencias, como TV Maya y la TGW, para mejorar su infraestructura?

La infraestructura a mejorar es la de la Secretaría. Si se hace un recorrido, da pena ver la Sala de Prensa: sin facilidades de teléfono, sin Internet; es decir, sin condiciones mínimas para ofrecer. En las áreas de producción hay hacinamiento de personas. Estuvo abandonada. No es que vayamos a invertir muchos recursos en eso, readecuaremos con los que hay. Estoy en ese proceso de revisar equipo, porque no se les puede exigir calidad a los camarógrafos y reporteros si las condiciones de equipo no son adecuadas. Recuerde que la nueva administración de gobierno sustenta su plan en resultados, transparencia y manejo eficiente de los recursos.

elPeriódico: zipizape entre Gereda y Zamora

El 3 de noviembre, cuando faltaban 72 horas para elegir gobernante, la accionista y codirectora de elPeriódico Sylvia Gereda Valenzuela acusó de haberla censurado al presidente de ese medio, Jose Rubén Zamora. Un día, después Zamora respondió y dijo que su socia había incumplido un pacto. Los dos, a su manera, divulgaron y resumieron un zipizape que ya duraba más de un año.

Por Sala de Redacción

En el ínterin, hubo todo tipo de interpretaciones: disputa empresarial, problema de libertad de expresión y jaleo entre bandos políticos a falta de 72 horas para elegir presidente. Gereda escogió la viralidad de las redes sociales y Zamora las páginas del diario. En general, el asunto fue obviado en la prensa masiva y archivado por el aluvión de noticias que generó la segunda ronda electoral.

Iduvina Hernández y Rony Véliz, periodistas de larga data, comentan el intercambio público entre Gereda y Zamora.

Relatos de un suceso lamentable

En los dos últimos días, las y los lectores de Sala de Redacción han manifestado su interés y preocupación por los sucesos del pasado 15 de enero en Quiché, donde se produjeron agresiones entre periodistas para cubrir las actividades del Partido Patriota (PP).

La prensa, en arenas políticas movedizas

Las acciones del Gobierno de facto de Honduras contra los medios masivos muestran que la libertad de expresión es amenazada en América Latina, tanto por los regímenes de tinte socialista como por los de derechas.

América Latina ha comenzado a llamar la atención de otras potencias, pues ya no se le ve como un área completamente influida por EE.UU. y porque se considera, además, que la relevancia de la nación del Norte va hacia la baja. Otra circunstancia relacionada con el despegue es que su empresariado protagoniza más en el escenario continental, modificando comportamientos de intercambio comercial de la región.

Para los conservadores, América Latina enfrenta un período de recesión democrática. Para otros, está en una etapa decisiva de su empoderamiento.

La prensa, en arenas políticas movedizas

Las acciones del Gobierno de facto de Honduras contra los medios masivos muestran que la libertad de expresión es amenazada en América Latina.

En esta edición:

04 – Editorial: Cambio de época
08 – Prensa y derecho de respuesta
16 – Cobertura migratoria en tiempos de crisis y muros
20 – Once claves para ser un buen periodista web
23 – Más que mil palabras
24 – Diez principios sobre el Derecho a Saber

La necesidad de la autorregulación

Las acciones del Gobierno de facto de Honduras contra los medios masivos muestran que la libertad de expresión es amenazada en América Latina, tanto por los regímenes de tinte socialista como por los de derechas.

América Latina ha comenzado a llamar la atención de otras potencias, pues ya no se le ve como un área completamente influida por EE.UU. y porque se considera, además, que la relevancia de la nación del Norte va hacia la baja.
Para los conservadores, América Latina enfrenta un período de recesión democrática, como lo ha dicho recientemente el canciller chileno, Mariano Fernández. Para otros, está en una etapa decisiva de su empoderamiento.