La cultura periodística

“Esta cultura establece que los directores y los redactores jefes consideran qué es una buena noticia y qué es “aburrido” y, por tanto, desechable, así como para dividir los temas en “atractivos” y faltos de atractivo. También es la cultura periodística la que crea el clima ético de un periódico y, por ello, es responsable de la ética del día a día en una medida mucho mayo que la de cualquier reglamento teórico.
Es esta cultura, una de las más admirables habilidades es tener “instinto informativo”. Éste puede ser bien una habilidad real para descubrir interés y relevancia en hechos que otros pasarían por alto, o bien, en su variedad degenerada, una técnica ingeniosa para presentar lo normal como insólito. Este truco de prestidigitador aplicado al periodismo suele llevarse a cabo excluyendo el contexto y ése fue el recurso empleado por el editor del New York Daily Post cierto día de comienzos de los años ochenta en que no había ocurrido nada especial; le pidió a sus reporteros que recogieran información sobre todos y cada uno de los delitos menores que se habían cometido en la ciudad y después compuso con ellos una noticia trepidante bajo el titular “Pánico en nuestras calles”.
De tan deshonesta ingenuidad es que una serie de datos, a grandes rasgos ajustados a la realidad, dan un resultado final absolutamente falso. Y es un recurso que no solo se admita en la prensa popular donde se ha originado, ya que ha ejercido una notable influencia sobre el concepto generalmente aceptado de lo que es una conducta hábil e ingeniosa. La aplicación de trucos de prestidigitación a la realidad y la cuidadosa selección de una información que luego se presenta descontextualizada son dos recursos empleados por todos los tipos de periodismo, si bien de forma atenuada. Esto es así en parte debido a la inexcusable necesidad de simplificar una realidad que es en esencia compleja y caótica, o al menos de ajustarla a las reglas del lenguaje y la coherencia para narrarla con palabras. Lo que no obsta para que buena parte del periodismo omita voluntariamente el contexto de las noticias y magnifique ese efecto en aras de presentar la realidad de un modo más dramático. Al cabo del tiempo, el proceso es apenas consciente”.

Randall, David (2008), El periodista universal, Siglo XXI de España Editores: España, Págs. 27 y 28.

Juguemos por el mundo

Dibujo de Keyra y Valentina

Uno de los derechos que más amamos es el de la recreación. Este derecho nos permite disfrutar, conocer, tener buena condición física, adquirir destrezas y mucha alegría. Tenemos una idea: juguemos por el mundo, subamos y bajemos resbaladeros, corramos por el parque, respiremos aire puro. Hazlo y verás qué lindo se siente el corazón. Papás y mamás: no olviden jugar con sus hijos e hijas, pues es muy importante compartir con ustedes este derecho.

Comienza “Titiritlán” y hay permiso para jugar

Manu Mansilla, titiritero de Argentina

Por: Silvia Trujillo. El séptimo festival de títeres “Titiritlán” está a punto de iniciar. “Esta es la última llamada”. Este festival que ha ido creciendo y consolidándose hasta ser catalogado como el más grande de Centroamérica, sorprende cada año por el derroche de creatividad y la calidad de sus obras. Las compañías son seleccionadas a…

“My life in bus”

Imagen tomadade territorialblog.wordpress.com

Por Mirza Colindres

Cuando subir y bajar un autobús es parte de la rutina. Es evidente que allí hay un mundo fuera de serie, pues todos los días hay una historia diferente. Por las mañanas, es usual que la mayoría de personas vaya durmiendo, en otras ocasiones el bus va en contra de la vía y a veces toca ir en calidad de bulto. Por las tardes, es usual que los autobuses se queden parados en espera de pasaje y que cobren más de Q2. Un día salí más temprano de mi casa y pasó de todo: al ayudante se le cayó un zapato en pleno recorrido y tuvimos que esperar 15 minutos para que lo recuperara, otros 20 porque los multaron por ir en contra de la vía, más otros 20 que se detuvo para reunir pasaje y con eso ajustar para pagar la multa. Ayer el bus se quedó sin gasolina, hoy el ayudante insultó a una persona de la tercera edad… He denunciado por muchas ocasiones el maltrato que sufrimos y nada funciona. ¿Será que algún día tendremos un servicio de transporte digno?

Comienza Titiritlán y hay permiso para jugar

Manu Mansilla, titiritero de Argentina

El séptimo festival de títeres Titiritlán está a punto de iniciar. “Esta es la última llamada”. Por Silvia Trujillo, socióloga Este festival que ha ido creciendo y consolidándose hasta ser catalogado como el más grande de Centroamérica, sorprende cada año por el derroche de creatividad y la calidad de sus obras. Las compañías son seleccionadas…

Desigualdades y exclusión

Desigualdades y exclusión

Se estima que América Latina solo podrá alcanzar hasta 2030 los objetivos del milenio fijados para el 2015. ¿Qué objetivos? 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre, 2. Educación primaria universal, 3. Promover la igualdad, 4. Reducir la mortalidad infantil, 5. Mejorar la salud materna, 6. Combatir el VIH/sida, 7. Garantizar la sostenibilidad y 8. Fomentar el desarrollo. Para cerrar esta brecha Guatemala ocupa el puesto 133 en el índice de Desarrollo Humano, lo cual significa que una de cada 10 personas se encuentra en riesgo de caer en pobreza y pobreza extrema. La pobreza en el país representa el 51%. Pan para los privilegiados y migajas para el resto.

Sulma Rodríguez, estudiante

La chirimilla de don Daniel

Imagen tomada de noticiasdelvalle.com

En esta edición queremos compartirles un enlace con con el medio de comunicación digital Noticiasdelvalle.com, a cargo de colegas periodistas del municipio de San Pedro, San Marcos. La publicación contiene una entrevista con un artista que interpreta la chirimilla desde hace seis décadas: Don Daniel, quien también es uno de los principales impulsores de la ceremonia de La Paach o Pregón -declarada recientemente por la UNESCO como patrimonio intangible de la humanidad. . Para ver la publicación hacer click en el siguiente enlace: La chirimilla de don Daniel

La persona

Parte III

18. La persona y el organismo

“La importancia de lo que denominamos “comunicación” reside en el hecho de que proporciona una forma de conducta en la que el organismo o el individuo puede convertirse en un objeto para si. Es esa clase de comunicación lo que hemos venido analizando, no la comunicación en el sentido del cloqueo de la gallina a los pollitos, o el aullido del lobo a su manada, o el mugido de una vaca, sino la comunicación en el sentido de los símbolos significantes, comunicación que está dirigida no solo a los otros, sino también al individuo mismo. En la medida en que ese tipo de comunicación es parte de una conducta, introduce por lo menos a una persona. Por supuesto, uno puede oír sin escuchar; uno puede ver cosas que no advierte, hacer cosas de las que no tiene realmente conciencia. Pero cuando reacciona a aquello mismo por medio del lo cual se está dirigido a otro, y cuando tal reacción propia se convierte en parte de su conducta, cuando no solo se escucha a sí, sino que se responde, se habla y se replica tan realmente como le replica la otra persona, entonces tenemos una conducta en que los individuos se convierten en objetos para sí mismos.

Tal persona no es primariamente, diría yo, el organismo fisiológico. El organismo fisiológico le es esencial, pero al menos nos es posible pensar en una persona que carezca de él. Las personas que creen en la inmortalidad, o que creen en fantasmas o en la posibilidad de que la persona abandone el cuerpo, suponen una persona completamente distinguible del cuerpo. Es discutible hasta qué punto puede sostenerse con éxito esas concepciones, pero, en rigor, nosotros separamos el cuerpo y el organismo. (…).

La persona, en cuanto pueda ser un objeto para sí, es especialmente una estructura social y surge en la experiencia social. Después de que ha surgido, una persona en cierto modo se proporciona a sí misma sus experiencias sociales, y así podemos concebir a una persona arbitrariamente solitaria. Pero es imposible concebir una persona surgida fuera de la experiencia social. (…).

Nuestros símbolos son todos universales. No se puede decir nada que sea absolutamente particular; cualquier cosa que uno diga, que tenga alguna significación, es universal. Se está diciendo algo que provoca una reacción específica en alguien siempre que el símbolo exista para ese alguien, en su experiencia, como existe para uno. (…).

Lo esencial para la comunicación es que el símbolo despierte en la persona de uno lo que despierta en esotro individuo…”.

Mead, G.H., Espíritu, persona y sociedad, Paidós, Buenos Aires, 1968, págs. 170 a 180.

¿Quién garantiza la salud?

Patricia Cortez, médico residente en Cobán, Alta Verapaz ¿Cuándo fue la última vez que tuvo diarrea?¿ Hace un mes, hace dos meses, hace 6 meses? Si dice que más de 6 meses la pregunta es: ¿Qué agua consume regularmente? ¿Compra agua envasada? ¿Tiene filtro u ozonificador? ¿Hierve el agua o la clora? ¿Cuánto le cuesta…