Claves del sensacionalismo en la información deportiva actual

2. Claves del sensacionalismo en la información deportiva actual

(…) La violencia que se presenta en los medios informativos genera tres tipos de efectos diferentes y, al mismo tiempo, complementarios: en primer lugar, aprendizaje de conductas antisociales o directamente agresivas por sujetos especialmente predispuestos por su edad, condición social o presencia de otros estresores psicológicos; en segundo lugar, progresiva insensibilización de las audiencias, cada vez más anestesiadas ante imágenes de violencia espectacular, y, finalmente, temor en algunos receptores a ser víctima de una acción violenta. Aunque todos los grandes medios son culpabilizados de esta responsabilidad, lo cierto es que ha sido la televisión la más criticada, quizás debido a su alta cuota de penetración social. Es más, se considera que se produce la internalización del vandalismo en el fútbol durante la preparación de los Mundiales de Fútbol de 1996, celebrados en Inglaterra y televisados por primera vez para todo el mundo.

“En noviembre de 1965 habían aparecido en la prensa popular muchas notas advirtiendo de las consecuencias de los desórdenes televisados. (…) No resultó sorprendente que los reporteros vieran incidentes que, a pesar de que en aquella época indudablemente habían ido en aumento, siempre habían ocurrido. De ese modo, el grado en que aparecían informaciones sobre el vandalismo empezó a aumentar desproporcionadamente respecto al nivel real de incremento que se estaba produciendo. (—) los campos de fútbol se presentaban cada vez más como sitios en los que tenían lugares peleas y desórdenes y no solamente juego. Esto atrajo a los jóvenes”. (Dunning, E., Murphy, P & Williams, J., 1988:249).

Muchos de estos hastiados jóvenes carecieron de otra salida personal que no fuera la expresión de la violencia. En un contexto de crisis de valores y transformación social, las gradas se convirtieron en un escenario para la expresión de la disconformidad, y la televisión, en un altavoz capaz de propagarla por los rincones de todo el mundo. Desde entonces y hasta ahora, la prensa deportiva ha venido editorializando contra la violencia en el deporte. Sin embargo, la representación de la violencia es muy rentable para los medios en términos de audiencia y, consecuentemente, de ingresos publicitarios. Es una espiral sin principio ni fin, el público demanda la carnaza que se le ofrece y los medios ofertan contenidos para incrementar dicha demanda.

Marín Montín, Joaquín, coord. (2009), Imagen, comunicación y deporte, Madrid: Visión Libros, págs. 51 y 52.

La realidad de los infantes en Chiquimula

Imagen tomada de michiquimula.com

Actualmente, la realidad de los infantes en el país es desalentadora pues muchos de ellos, la mayoría de escasos recursos económicos son maltratados y se encuentran en casi absoluta desprotección de entidades que velen sus derechos como la educación, el abrigo, la sana alimentación entre otros.

Resistencia comunitaria ante una hidroeléctrica privada

Imagen: Colectivo Madre Selva

El 2 de agosto del 2009 se realizó la Consulta de Vecinos en Chuarrancho, sobre la hidroeléctrica El Sismite en el río Motagua. El resultado de la consulta fue el rechazo general al proyecto promovido por la empresa GENASA y el Ing. Álvaro Aguilar Prado. Pero el Estado guatemalteco no informa previamente a las comunidades afectadas y no respeta las decisiones tomadas mediante las consultas comunitarias y de vecinos que se basan en el Código Municipal y convenios internacionales sobre derechos de los pueblos indígenas.

De familias, violencias y sumisiones

Fotografías: Cortesía de artistas participantes

El aporte de las artes para tratar de entender los fenómenos sociales es un hecho indiscutible. Las y los artistas, en tanto constructores de formas y de imágenes, usan su imaginación para reflexionar sobre acontecimientos y objetos significativos para entendimiento del mundo y que han partido inevitablemente de eso que llamamos realidad. Trabajan directamente con sus percepciones del mundo lo cual, muchas veces, implica escarbar tan profundo en los fenómenos, que introducen lecturas novedosas o resignificaciones que aporten al entendimiento colectivo de lo que sucede.

La ranita y el cisne

Foto: Mineduc

Curso segundo grado de primaria, tengo 8 años y estudio en la Escuela Jorge Washington. Este año participé en el programa nacional de lectura “Leamos juntos” impulsado por el Ministerio de Educación y Unicef. Soy uno de los 21 ganadores y espero les guste mi cuento.

Las niñas, al centro

Las niñas al centro

La situación de desigualdad que afecta a las niñas en el país es un tema pendiente y poco visible. La niña es la cara de la pobreza y de las agresiones. Es víctima de golpes, es la ausente en la escuela y la más vulnerable. Vivimos en una sociedad que discrimina, que es racista, machista y clasista. Dar prioridad a la niña es una reafirmación de sus derechos y un compromiso moral. Invertir en las niñas es la forma más sostenible y más que justificada de contribuir a su desarrollo integral.

Marlin González, estudiante de la Universidad Mariano Gálvez

Mujeres construyendo buen vivir (Utz’ K’aslemäj)

Foto: Alianza de Mujeres Rurales

“Las mujeres trabajamos todo el tiempo, aportamos para nuestro desarrollo y el de nuestro país, con respeto a la madre tierra, para que ella nos respete”, expresa Vilma Cuj, integrante del Comité Campesino del Altiplano. Ella y otras mujeres rurales organizadas, en su mayoría indígenas, participaron en un encuentro realizado esta semana, luego del cual entregaron a la vicepresidenta del país su propuesta de política pública a favor de las mujeres rurales. Lo valioso de este aporte es que busca un buen vivir, sustentado en una práctica cotidiana de respeto hacia la tierra y de uso sustentable de la naturaleza porque, como dice Vilma, “los ríos y la tierra son nuestros, nos pertenecen; no son para una hidroeléctrica, sino para la vida”.

Fragmento de “La incomunicación como herencia cultural”

Fragmento de “La incomunicación como herencia cultural”
(…) La historia de América Latina es la de un largo y denso proceso de incomunicación. Incomunicación, primero, entre los diferentes pasados, que es lo que hubiera permitido descifrar la conquista y la colonia como proceso histórico y no como la fatalidad de un destino. Atrapados en una historia en la que solo hubo próceres y soldados pero no pueblo, los dominados se verán incapacitados para reconocerse a sí mismos en el proceso histórico que los hizo primero esclavos y luego dependientes. Apenas hoy se empieza a re-escribir la historia, a desenmascarar las mentiras minuciosamente construidas y obstinadamente defendidas como fatalidades históricas. Escribir su historia es en América Latina iniciar la destrucción de los muros que le impiden comunicar con su memoria, relegada al vacío o la nostalgia desde el día siguiente de la conquista, y mistificada por los propios procesos de independencia. Incomunicación es, en segundo lugar, con el hacer político de las masas, de esos millones de hombres y mujeres que deben aun renunciar a su lengua materna para acceder a los medios de comunicación. ¿Hasta cuándo los analfabetos no tuvieron derecho al voto en un continente donde la mayoría de la población era analfabeta? La comunicación se carga de una significación política irrecusable al des-cubrir los múltiples rostros de la “violencia simbólica” (P. Bordieu y J. Passeron: 1970) añadida a la otra, la del hambre y la exclusión social. Incomunicación también de las elites intelectuales que, aun rompiendo su complicidad con el status quo, se hallan lejanas, alejadas por su mismo lenguaje exclusivo, del habla y la memoria de las mayorías. Incomunicación, en fin, de unas vanguardias separadas del pueblo al que quieren liberar por las trampas que les tiende una expresividad centrada sobre sí misma, negada a la comunicación.

Las estructuras de dominación son múltiples, pero puede decirse que su expresión privilegiada está ahí, en esa frustración que impide “hablar”, decir el propio mundo y decirse a sí mismo. Al desmontar los mecanismos que obligan al oprimido a hablar el lenguaje del opresor. Freire devela la figura a la vez más honda e íntima de la comunicación. Es por eso que la alfabetización “a lo Freire” toma un carácter deliberadamente subversivo: la cohesión del grupo en el sistema estalla hecha pedazos cuando el hombre, ese animal construido de palabras (…) asume la palabra que viene de su mundo (…)”.

Martín Barbero, Jesús, La educación desde la comunicación, Bogotá: Grupo editorial Norma (2003). Págs, 28, 29 y 30.

Civismo en Huehuetenango

“¡Viva Huehuetenango!, ¡Viva la Independencia!”, palabras en el grito de los 192 años de independencia de Huehuetenango. Por Percy Catalán Herrera, periodista y comunicador social Cada 20 de septiembre, desde 1821, Huehuetenango celebra su Independencia patria.Por segundo año consecutivo, empresarios huehuetecos se unieron para darle vida a ese acto cívico, promovido por Rolando Gutiérrez y…

Ser niña y niño

Imagen tomada de http://www.quehacemosma.comquehacemosma.com

Pregunté hace algunos días a mis sobrinas y sobrinos qué significa ser niñas y niños en este país. Con risas, gestos y murmullos respondieron a la interrogante: “Felicidad”, “paz”, “armonía”, “descanso”, “en la escuela somos víctimas de castigos”, “burlas”, “regaños”, “jugar”, “reír”, “molestar y disfrutar”, “lo feo es que debemos de hacer tareas que no tienen sentido”.