Imagen: Portada del Informe.
Imagen: Portada del Informe.

Publicado & archivado en Noticias para los medios.

En el aparatado sobre la situación del país, el informe ofrece algunos lineamientos que la CIDH y su Relatoría desarrollaron sobre las características que el diseño y funcionamiento de los programas de protección a periodistas, deberían atender. Entre ellas destaca:

1) el compromiso político del Estado que deberá incluir: un marco jurídico adecuado; recursos humanos suficientes, entrenados y capacitados, que generen confianza en los beneficiarios de la protección; recursos presupuestarios necesarios a efectos de cubrir los costos derivados de los gastos del personal que labora en el programa, así como de los gastos relacionados con las medidas de protección; la adopción de normas que delimiten con claridad las competencias y responsabilidades de las autoridades que intervengan en la implementación y vigilancia de las medidas de protección;

2) que incluya una determinación adecuada de los potenciales beneficiarios y de los fundamentos en virtud de los cuales el potencial beneficiario puede procurar obtener la protección;

3) que se realice un análisis de riesgo adecuado que observe una perspectiva de género y que permita al Estado determinar el modo más efectivo para cumplir su obligación de protección, teniendo en cuenta circunstancias específicas y propias del contexto y contemplando la participación activa del beneficiario;

4) la provisión de medidas de protección idóneas y efectivas para proteger tanto la vida como la integridad de los beneficiarios y que correspondan a las necesidades de trabajo de los y las periodistas, y permitan que continúen su actividad profesional;

5) criterios y procedimientos claros para monitorear el peligro que enfrenta el beneficiario así como para monitorear la efectividad de las medidas seleccionadas y, en caso de que no sean efectivas, que puedan ser ajustadas para atender a la situación concreta que atraviese el beneficiario;

6) realizar una evaluación del riesgo para decidir sobre la pertinencia de levantar las medidas de protección, y que dicha decisión cuente con la participación de los beneficiarios con la finalidad de conocer su parecer respecto a dicho levantamiento; y

7) las medidas materiales de protección deben ir acompañadas de investigaciones exhaustivas e independientes por los órganos competentes a fin de prevenir y reducir las fuentes generadoras del riesgo.

La Relatoría especial para la Libertad de expresión, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH-, de la Organización de Estados Americanos, OEA, publicó el Volumen II, de su informe anual 2014

El resumen ejecutivo indica que la Relatoría Especial detectó, en los países evaluados, condiciones preocupantes para el ejercicio de la Libertad de expresión. En el documento, Guatemala figura con aspectos más negativos que positivos.

El informe resalta el incremento de agresiones y “episodios de hostigamiento” en contra de periodistas y medios de comunicación en Guatemala. Además, indica que las mismas surgen de las “altas autoridades, entre los que se encuentra el Presidente y la Vicepresidenta de la República ”.

La Relatoría Especial resaltó su preocupación por unos 13 casos particulares, como los de José Daniel, Nery Morales, Ottoniel Reyes, Julio Sicán, el CMI, Alejandra Martínez, Oswaldo Ical, Pavel Vega, Álex Cruz, Norma Sansir, Hugo Barrios, Andrea Ortiz, Edgar Trigueros.

El informe también critica los pocos avances en la formulación del Programa de Protección a Periodistas. La CIDH ve con mucha preocupación los casos de incriminación contra columnistas, como Francisca Gómez Grijalva, José Rubén Zamora y las acciones estatales contra elPeriódico.

Es de suma importancia que el gremio periodístico conozca las conclusiones que la CIDH ha formulado respecto alas condiciones de la Libertad de Expresión, Prensa y Opinión en Guatemala. Se sugiere difundir esta información en la medida de lo posible en sus respectivos medios y plataformas.

Para el informe completo, por favor ir al siguiente enlace:

Informe CIDH Relatoría de Libertad de Expresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *