Publicado & archivado en De la casa, Opiniones, Sin categoría.

Falta de seguros de vida, bajos salarios, retraso en los pagos, falta de prestaciones de ley y malas condiciones laborales son algunos de los problemas que en las salas de redacción no se discuten a profundidad y en muchos casos ni siquiera se comentan.

Por Marvin Del Cid @marvindelcid

La libertad de expresión es un derecho consagrado en la Constitución Política de la República y Convenciones en materia de Derechos Humanos; sin embargo, en los medios de comunicación muchos colegas periodistas no ejercitan su derecho.

De los grandes problemas que mencioné anteriormente, pocos periodistas se atreven a discutirlos con sus jefes, y en muchos casos hasta son despedidos si piden mejores condiciones laborales.

Los periodistas no se organizan. Ese es un grave problema que siempre ha existido en el gremio y que se refleja en las paupérrimas condiciones laborales en varios medios de comunicación.

Mencionar la palabra sindicato en una sala de redacción es casi prohibido y varios colegas saben a lo me refiero.

El artículo 35 de la Constitución estable en su último párrafo que los reporteros deben gozar de un seguro de vida, pero en varios medios eso no se cumple.

El periodismo en Guatemala es una profesión de alto riesgo y por consiguiente no es lógico que los periodistas ejerzan su trabajo sin seguro de vida y otro tipo de protecciones, por ejemplo, no hay protocolos de seguridad al momento de amenazas o ataques en contra de un colega.

Todos los periodistas deben tener prestaciones laborales y solo deben quedar fuera los que realizan trabajos en los medios por corto tiempo, es decir, para proyecto específicos.

Una encuesta realizada por Sala de Redacción en 2012 con periodistas departamentales, evidenció que el promedio mensual del salario es Q 2,000 y tres años después esa realidad no ha cambiado. Es decir, no se cumple ni siquiera con el salario mínimo.

No entiendo por qué un periodista no recibe remuneración cuando trabaja los fines de semana (distinto en cada medio), ¿acaso lo medios no reciben pauta esos días? Una mala costumbre que quedó arraigada en los medios y que debe cambiar.

Por eso es que cuando los directores de los medios hablan sobre libertad de expresión, lo deben practicar también en las salas de redacción y no reprimir a quienes piden mejores condiciones laborales.

La Libertad de expresión debe empezar en los propios medios de comunicación, porque de lo contrario cuando directores y dueños de los medios salen a exigir sus derechos pierden credibilidad, pues no practican lo que tanto salen a gritar.

Un Comentario para “De los derechos y libertades de las que no se habla en los medios”

  1. Isabel Hernandez

    Muy acertada la columna. Creo que todos los trabajadores merecen tener un salario digno, contar con las garantías y protecciones que el realizar tu trabajo conlleven…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *