Imagen: soyunachicamala.wordpress.com
Imagen: soyunachicamala.wordpress.com

Publicado & archivado en La Columna de Olga.

Por: Olga Villalta

Quienes trabajan en la producción o edición de un medio de comunicación tienen que estar atentos a fechas simbólicas que pueden atraer a mayor número de usuarios. Por múltiples razones, se llega el día y se toma cualquier artículo o nota de otros lares para hacer el programa o la nota del día.

Se acerca el día del amor y la amistad – hace cuarenta años era el día de los enamorados- fecha en que volvemos al mito del amor romántico. Resulta difícil encontrar programas de radio, crónicas o reportajes impresos que sean críticas y aporten una mirada distinta del amor acorde a los tiempos que corren.

La mayoría de los medios ofrecen visiones del amor idílicas e irreales, con contenido novelesco o de letra de tango. Y son irreales porque la mayoría de seres humanos pasan su vida tras ese ideal o posibilidad. De manera frecuente presentan a parejas de ancianos que han logrado convivir durante 50 o más años como muestra del “verdadero amor” sin ahondar si realmente esa vivencia fue tan buena como los protagonistas la pintan. Quizá si escarbáramos un poco en la historia, descubriríamos algunas aristas no tan bonitas como la sumisión de la mujer, por ejemplo.

La vivencia del amor en pareja es un claro oscuro, tiene momentos luminosos y otros grises. Es un albur, pues las personas cambian en el transcurrir del tiempo, a veces se crece o cambia junto a la pareja, en otras el cambio implica alejamiento.

El amor, dice la teórica feminista mexicana Marcela Lagarde, tiene género. Los mensajes sobre la concepción del amor, dirigidos a los hombres y a las mujeres son diferentes. De ahí los cuentos infantiles que pintan a las protagonistas (Blanca Nieves, Cenicienta, La bella Durmiente, etc.) pendientes del príncipe que las salvará y les dará sentido a sus vidas. El protagonista hombre es el que se enfrenta a los dragones, salva obstáculos para ser merecedor de la princesa.

Además no es lo mismo amar en la pobreza que en la riqueza, en la adolescencia que en la vejez, con buena salud o con enfermedad, si se es heterosexual, lesbiana, gay o transexual.

Las concepciones sobre el amor, que hasta ahora nos ha transmitido nuestra cultura, han producido mucho daño a la humanidad, son caldo de cultivo para sentimientos oscuros como los celos, el odio, la rabia y el daño en la intimidad. Si las/os comunicadores procuráramos la reflexión y el análisis de estas concepciones a la audiencia, estaríamos contribuyendo a la construcción de concepciones sobre el amor como un encuentro para el enriquecimiento mutuo, en donde la convivencia transcurra en democracia, respeto, tolerancia y armonía.

Un Comentario para “Desmontando el mito del día del amor y la amistad”

  1. laura e. asturias

    El amor debería vivirse, promoverse y comunicarse con sus realidades. No es un lecho de rosas, como tampoco siempre un sitio de opresión. En pareja, más felices son quienes saben conjugar y respetar sus propios deseos, necesidades, aspiraciones, sueños, pactos y desacuerdos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *