Publicado & archivado en Sin categoría.

La violencia crece cada día, y es lamentable y alarmante que haya llegado a quitar la vida a niños, niñas y adolescentes. Lo peor es que nos estamos acostumbrando a leer noticias que vuelven a las personas cada vez más insensibles y ya no les cause tanta impresión.

La cobertura realizada por los periódicos sobre el caso de las hermanas Oscal Pérez —a quienes les dispararon frente al plantel donde estudiaban, el 3 de abril— y otros artículos me han dejado en que pensar sobre su profesionalismo y cuestionar cuál es el fin de los medios. ¿Cuál fue el propósito de informarnos que las adolescentes aparecen en una fotografía con bebidas alcohólicas? Es para hacer creer a la población guatemalteca que ellas no eran “adolescentes de bien” y que se lo “merecían”, aunque sería ético por parte de los medios enfocarse en el verdadero problema. Así que exhorto a los medios a ser de calidad, que informen con la verdad, que investiguen a fondo, que no hagan un “copy paste” de lo que encuentran publicado en Internet, que respeten a los lectores, porque esto, señores, es un insulto para la población y en especial para la familia de las adolescentes.

Vayan, investiguen y cuestionen el trabajo de la policía: ¿qué están haciendo para aclarar el crimen?, ¿qué medidas de seguridad se brindará a los establecimientos que son extorsionados? Eso investiguen, ayuden a la población… no la hundan más.

Raquel Marroquín, psicóloga y estudiante de maestría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *