Publicado & archivado en Los puntos sobre las Íes.

El uso de estos condicionales en las oraciones debe evitarse en algunos casos. Estos se usan cuando la oración sugiere una conjetura. En el caso de redacción noticiosa vale la pena considerar cada vez menos su uso, debido que sugieren que la información que se ofrece a las audiencias no está comprobada, por lo tanto, no debería difundirse. Sin embargo, la información podría estar comprobada.

Ejemplo:

Seguro que le suenan a usted frases como éstas:

“La policía sospecha que el hombre habría apuñalado a su víctima antes de suicidarse”.

“Venezuela sugiere que podría vetar la entrada de Felipe González”.

“Fuentes de la investigación creen que serían ésos los motivos del accidente”.

“Los indicios apuntan a que el incendio habría sido intencionado”.

Es decir, está comprobado que la policía sospecha eso, que Venezuela sugiere lo otro, que fuentes de la investigación creen aquello y que los indicios apuntan hacia ahí. Se trata, por tanto, de verbos principales que llevan intrínseca la idea de inseguridad, y que reflejan unos hechos ciertos: las sospechas de la policía, las insinuaciones de Venezuela o las conjeturas de unos y otros. Por tanto, no hace falta expresar la idea dos veces (también en la oración subordinada), y menos con ese uso verbal tan extraño en el lenguaje común.

En todos estos casos se pudo haber relatado con mejor estilo: “La policía sospecha que el hombre apuñaló a su víctima antes de suicidarse”. “Venezuela sugiere que vetará la entrada de Felipe González”. “Fuentes de la investigación creen que ésos son los motivos del accidente”. “Los indicios apuntan a que el incendio fue intencionado”.

Los condicionales, en los que el propio redactor de la noticia asume la duda (sin atribuírsela a una fuente), debemos volver al principio anterior: si no estamos seguros de lo que contamos, la mejor opción es callárselo. Y en vez de escribir lo que no sabemos, elijamos lo que sí sabemos.

Artículo completo en el siguiente enlace: http://elpais.com/elpais/2015/05/08/opinion/1431080364_998582.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *