Berganza es entrevistador en el noticiero de canal Antigua
Berganza es entrevistador en el noticiero de canal Antigua

Publicado & archivado en Portada.

Gustavo Berganza (@GBerganza) cuenta con más de 35 años de experiencia en el campo periodístico guatemalteco: se inició en el desaparecido Gráfico, fue jefe de suplementos de Prensa Libre, dirigió la antigua revista Crónica y coordinó editorialmente Corporación de Noticias (Siglo Veintiuno y Al Día). Además, se ha dedicado a la cátedra universitaria, a la investigación de medios y a la comunicación política.

 

Por Miguel González Moraga (@magmoraga)

 

En la actualidad, Berganza funge como columnista en el semanario ContraPoder y es entrevistador en el noticiero A las 8:45. La siguiente es una síntesis de una plática con el director de la Asociación Desarrollo, Organización, Servicios y Estudios Socioculturales (Doses) donde comenta sobre el panorama de medios en Guatemala.

 

En los meses recientes hemos visto el surgimiento de nuevos medios, en particular en Internet. ¿Qué cree que se puede esperar de ellos?

Uno de ellos es República GT, el brazo comunicativo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) y el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales Industriales y Financieras (Cacif). Su rol es un asunto de “avivamiento ideológico”, quizá porque les ha hecho mella y les irrita el tipo de información y los temas que se abordan, por ejemplo, en Plaza Pública, medio digital de la Universidad Rafael Landívar.

 

¿Y por qué el empresariado preferiría un medio con esas características si cuenta con columnistas afines en casi todos los diarios?

Creo que sirve para afirmar la identidad colectiva de ese grupo empresarial. Más allá de eso, no sé qué tipo de incidencia pueda tener.

Sobre las columnas, de acuerdo con un estudio reciente que coordiné (“El estado actual de los medios informativos comerciales”), se determinó que son la parte menos leídas de un periódico, pues solo el 6% de la gente las busca.

En realidad, los medios con mayor incidencia son los que brindan más información. Ahí está Prensa Libre, que tiene mucho más visitas web que los demás.

Otros espacios nuevos son Diario Digital (vinculado al Canal Antigua) y Soy 502 (de Nuestro Diario). Si el ciberespacio, de momento, no genera utilidades monetarias para los medios, ¿por qué incursionar en él?

No se sabe si ambos van a ser rentables económicamente. Sin embargo, creo que la apuesta a los medios digitales está muy amarrada a las conexiones domiciliares de Internet y a la expansión de los teléfonos celulares inteligentes.

 

Hasta ahora, han mostrado que no tienen como eje principal el reporte político.

Porque, en general, la política no es el tema que vende en un medio, lo cual se demostró en nuestro estudio, pues solo al 6.8% de la gente le interesa. Si fuera primordial, elPeriódico tendría una circulación altísima.

En realidad, lo que vende en un medio —y se comprobó en el estudio de Doses— son los accidentes, el deporte, los entretenimientos o las notas policiacas. Esta es una sociedad despolitizada y somos poquitos quienes estamos al tanto de lo que sucede. El mercado, si lo vemos como bienes de consumo, lo que pide es el tipo de información que brinda Noti7.

 

Aunque eso no contribuye a ampliar el ángulo de visión de la ciudadanía.

Es que en televisión tenemos la banda abierta cautiva y sigue existiendo el monopolio de facto de Albavisión. Tampoco se implementa la televisión digital, lo cual daría opción de apertura en la banda digital. Por lo tanto, lo único que queda es la Internet, que es prácticamente ilimitada.

Facebook A las 8:45

Facebook A las 8:45

 

Además, ha comenzado a ocuparse el nicho de las revistas con información política, el cual estuvo abandonado casi 15 años.

…con la versión descafeinada de Crónica y luego con ContraPoder. Sin embargo, es un mercado sumamente limitado, el cual se disputan con elPeriódico y con un medio como A las 8:45, que es donde está la población más educada y politizada y, eventualmente, de mayor ingreso. A la población de clase media para abajo no le interesa la política.

 

Es más fácil hablar de contenidos que de propietarios. ¿Por qué?

Hay una gran ausencia de transparencia con el manejo de los medios y cuesta muchísimo establecer las vinculaciones empresariales y el tipo de ideología política que tiene cada uno, pues lo que dicen es que son democráticos, pero no especifican cómo entienden la democracia.

En Doses vamos a divulgar pronto un directorio de medios, en formato digital, que incluirá nombres de los propietarios, con qué empresas están vinculados, el nombre del director, del representante legal, de los accionistas, el modo de organización que tienen, la línea editorial, el personal, etc.

 

Preguntaba eso, pues no siempre se puede confirmar quiénes están detrás de algunos medios. Ahí está el caso de Gustavo Alejos, exsecretario privado del presidente Álvaro Colom, hasta hace poco relacionado a una empresa farmacéutica y con los partidos políticos Gana y Todos.

De él se dice que tiene vínculos con Siglo.21, con Crónica, elPeriódico

 

…y que Mario López Estrada, ministro de Comunicaciones durante el gobierno de Vinicio Cerezo y accionista de la telefónica Tigo, tiene acciones en Prensa Libre.

Eso es cierto. Él se quedó con parte de las acciones que en 2007 la familia García les vendió a Gonzalo Marroquín Godoy, Jorge Springmühl y Edgar Contreras.

 

En ContraPoder y Canal Antigua uno de los accionistas es el actual ministro de Energía y Minas, Erick Archila. ¿Se nota su influencia en la agenda informativa?

Si uno habla con Juan Luis Font, director de ContraPoder, él dice que no recibe presiones de Archila. Yo soy columnista en ese medio y los temas de los que he escrito no me han representado ninguna llamada de atención de Juan Luis ni del ministro.

Obviamente, en una revista no se va a hablar mal del dueño. Como tampoco se va a hablar mal de Jose Rubén Zamora en elPeriódico o de Oscar Clemente Marroquín en La Hora ni de Mario Antonio Sandoval en Prensa Libre o Guatevisión. Esos son los límites que vienen con el paquete.

 

De lado de la oposición, se sabe que hay medios nuevos, aunque de escasa cobertura, relacionados con el partido Líder (La Tribuna, NTV y próximamente un diario impreso).

Su objetivo es diluir la información negativa y generar información positiva a favor del partido y su precandidato presidencial. En términos de comunicación estratégica, es una buena táctica, pero genera confusión, porque no hay veracidad en lo que divulgan.

 

En eso tampoco se queda atrás el gobierno de Otto Pérez Molina.

Este Gobierno miente mucho: desde el tope, que sería el presidente, hasta el más insignificante de los secretarios, como sería el de Comunicación Social, no dan una información veraz.

 

Y el estudio de Doses revela que hay una alta dependencia de los medios a la información oficial, en particular del Organismo Ejecutivo.

La radio y la televisión, en particular, no median esa información: solo hacen una pequeña introducción y dejan las declaraciones de los funcionarios tal cual.

 

Claro, “al mercado” no le interesa el periodismo de calidad, aunque sea indispensable para el avance democrático. A propósito, ¿cuán grande es el pastel de la pauta publicitaria?

El dato más reciente que tengo es de 2012. De acuerdo con Media Gurú, empresa guatemalteca que facilita datos a agencias de publicidad para saber dónde pautar, estamos hablando de Q7 mil 335 millones 168 (alrededor de US$871 millones).

De esa suma, la televisión abierta se queda con el 73% de la factura; los medios impresos, 14.10%; la televisión por cable, 7.02%; la publicidad exterior, 4.11%, y la radio, 1.77%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *