Foto: Nuestro Diario

Publicado & archivado en Noticias para los medios.

Por Ligia Flores

Benito Herrera Flores, responsable de la Unidad de Delitos contra Periodistas de la Fiscalía de Sección de Derechos Humanos del Ministerio Público(MP), conversó con Sala de Redacción sobre los resultados obtenidos durante 2015. El fiscal comentó que uno de los momentos más complejos que atravesó la fiscalía, desde que la dirige, fue el asesinato de tres periodistas en Mazatenango, Suchitepéquez. Herrera considera que la fiscalía ha tenido resultados positivos en comparación con los periodos anteriores. Prueba de ello, dice, es el avance en la investigación de casos de alto impacto y el incremento en la recepción de denuncias, debido al trabajo de divulgación que la Unidad hizo este año.

Benito Herrera, fiscal a cargo de la Unidad de Delitos contra Periodistas.

Benito Herrera, fiscal a cargo de la Unidad de Delitos contra Periodistas del MP.

 ¿Cuál es el balance que hace de su gestión en 2015 al frente de la Unidad de Delitos contra Periodistas?

Desde 2014 hemos trabajado y aclarado algunos casos pendientes. Prueba del trabajo realizado es que tenemos cinco sentencias condenatorias, por diferentes delitos como coacciones y amenazas. También hemos presentado cinco acusaciones formales y hemos resuelto cuatro casos a través del Criterio de Oportunidad. Actualmente hay 84 expedientes en investigación y 11 procesos desestimados por diversas razones. A la fecha hay tres debates abiertos en Quetzaltenango, Jalapa y Mazatenango, Suchitepéquez.

 ¿Qué impacto tuvo el proceso electoral en el incremento de las denuncias recibidas por la fiscalía?

Las denuncias de agresiones relacionadas con delitos electorales nos demandaron mucho, pues las priorizamos y dimos seguimiento inmediato. Aclaramos si eran delitos o no. Algunas de las denuncias tuvieron salida y otras están en proceso de investigación todavía. Identificamos 11 casos relacionados directamente con delitos electorales.

 Entonces, ¿el incremento de denuncias no se debe a la violencia generada por el proceso electoral?

En el proceso electoral los delitos de coacción y amenaza son los que predominaron, en mítines o porque muchas veces se les prohibió documentar actividades. Sin embargo, hemos identificado dos líneas que explican tal incremento. La primera es el proceso electoral y la otra es resultado de la divulgación sobre el trabajo de la fiscalía; ahora se conoce más de la existencia de la Unidad de Delitos contra Periodistas. Nuestra participación en actividades en varios departamentos y en el chat creado por periodistas en el que participamos el fiscal de sección, el auxiliar de turno y yo, nos ha permitido acercarnos más a los periodistas.

 La Fiscalía registró 117 denuncias hasta octubre de 2015, la mayoría fueron recibidas en septiembre, lo que deja poco margen de tiempo para su investigación. Sin embargo, cinco acusaciones, frente a la cantidad de expedientes abiertos puede parecer poco avance, ¿cómo puede explicar esto a los periodistas?

Algunas de las denuncias llevan más tiempo para su investigación. En la gran mayoría de casos los periodistas interponen denuncias pero luego las abandonan o buscan acuerdos. Algo fundamental en este caso es que muchas veces los periodistas renuncian, pese a que ya se ha ligado a los responsables al proceso.

 También puede ocurrir que los casos requieran de otras salidas, porque no encuadran como delitos, y buscamos una salida alterna. Esto ocurre en denuncias por calumnia y difamaciones, por ejemplo. Estamos depurando las 117 denuncias, para ver cuántas de ellas están listas para un acto conclusivo y van a debate.

 Por ejemplo, hay un caso por homicidio en grado de tentativa, ocurrido este año en Quetzaltenango, pero los periodistas renunciaron a favor de los procesados, por tal razón esa denuncia no llegará a una acusación formal y a un posible debate.

 En general, ¿cuál es la situación de la mayoría de expedientes abiertos hasta la última semana de octubre de 2015?

Le podría asegurar que las 117 denuncias están tramitadas, lo cual significa que los fiscales se han comunicado con el periodista, incluso han hecho investigación de campo; han efectuado varias diligencias, como entrevistas con testigos y otras acciones. En comparación con los años anteriores, en 2015, hemos generado más estadísticas. Este año tenemos más debates y presentamos más acusaciones que en años pasados. La estadística que se tenía en promedio era de dos casos que llegaban a debate, en dos años, pero en 2015, se incrementó el dato. En 2014 no se había avanzado mucho en varios procesos; hubo tres sentencias que no llegaron a debate porque se resolvieron mediante procedimiento abreviado. Si hacemos un balance, se elevó la estadística

 La fiscalía tiene apoyo especial para investigar los asesinatos de dos periodistas de Mazatenango, ¿puede comentar algunos avances sobre el caso?

Hay avances en la investigación, pues ya tenemos [detenidos] a los autores materiales, y consideramos que hemos avanzado también en la identificación de los autores intelectuales. En un par de meses vamos a tener procesados a los autores intelectuales. Además, consideramos que la investigación nos permitirá desarticular toda una estructura criminal que se mueve alrededor de los asesinatos de periodistas.

 La mayoría de asesinatos y homicidios que tenemos en investigación en la fiscalía están relacionados con política y narcotráfico.

 ¿Se refiere a los asesinatos ocurridos entre 2013 y 2015?

Esa es la línea que se lleva en esos casos. Es el mismo modus operandi del crimen organizado, que va contra periodistas que publican notas sobre sucesos y algunas investigaciones.

Pareciera que nos quedamos con 117 denuncias, pero lo complejo en la Unidad es que estos casos nos llevan a otros homicidios. Si la investigación fueran solo por los delitos de coacción o amenazas, sería más fácil, pero hay unos 25 o 30 homicidios relacionados con los crímenes contra periodistas.

 Las estadísticas de la fiscalía no muestran la relación entre la violencia contra periodistas, narcotráfico y política. ¿En su experiencia al frente de la Unidad, qué porcentaje de estos casos están vinculados a estos contextos?

Particularmente los homicidios y asesinatos, así como algunas coacciones y amenazas se dan en ese contexto. No es la generalidad, pero los delitos más complejos que investigamos están dentro de ese contexto.

 Periodistas ha solicitado a la Fiscal General, Thelma Aldana, la apertura de sedes de la Unidad en otros departamentos, ¿tiene alguna información al respecto?

Me enteré de que había conversaciones en el Ministerio Público por crear una fiscalía en Quetzaltenango, pero no es nada oficial. Me parece complejo crear fiscalías departamentales porque por el contexto de los lugares, en muchos departamentos hay cercanía de periodistas con jueces y fiscales, lo cual podría desvirtuar la objetividad del trabajo. Hay que hacer escenarios antes de tomar esa decisión.

 La línea que se manejaba era la de fortalecer la Unidad, lo cual puede hacerse si se crea una agencia más en la capital o se asigna un agente fiscal que permanezca todo el tiempo en la Unidad y otro de litigio.

 ¿Han tenido obstáculos en los procesos que actualmente están por entrar a debate?

En algunos departamentos hay mala percepción sobre los periodistas y eso nos afecta. Por ejemplo, nos ha pasado que, al momento de emitir sentencias, algunos jueces resuelven parcialmente. Eso nos genera más trabajo. Es una lucha con los jueces.

En Jalapa recientemente tuve un debate por coacción y pese a que hay grabaciones, fotografías; la prueba era contundente para la fiscalía, pero el juez no dio valor probatorio a los medios del MP y absolvió al sindicado. En pasillos escuchamos comentarios de que el juez dijo que el periodista “mucho molesta, mucho friega”. Son fenómenos que se dan en algunos departamentos.

Otro caso lo tenemos en San Marcos, donde hay un debate abierto. La jueza de Primera Instancia nos decía “los periodistas son conflictivos, pidan sobreseimiento”, pero la fiscalía no lo hizo; ella pidió el sobreseimiento del caso. Apelamos y ahora el caso va a debate, pero el juez viene a decirme “mire licenciado, los periodistas son conflictivos”. Esto ocurre mucho.

 Hasta octubre de este año la fiscalía registró al menos 19 denuncias de mujeres periodistas ¿Cuál es el avance en estos casos?

Quizá no haya avance en la investigación de algunos casos contra mujeres porque es difícil individualizar a los sindicados. Por ejemplo, en la investigación por la agresión contra dos periodistas en Torre de Tribunales por un agente de la SAAS, no se ha logrado determinar quién fue el agresor, eso nos genera algún problema.

 En el caso que menciona, la periodista dijo ser víctima de acoso sexual, pero la Unidad investiga el delito de coacción. ¿Cómo puede contribuir la fiscalía para que se visibilice la violencia de género contra las mujeres periodistas?

Nosotros analizamos si es necesario investigarlos por violencia contra la mujer. El caso de la SAAS se está tramitando preliminarmente por coacción.

¿Hay antecedentes en la Unidad de investigaciones por delitos de violencia contra la mujer?

En la estadística que tenemos hasta ahora [por los casos de 2015] no se refleja este fenómeno, pero cuando se pide juez contralor se puede solicitar cambio a delitos como violencia contra la mujer y agresión sexual, siempre que encuadre, y la investigación nos permita sustentarlo.

¿El personal de la fiscalía tiene formación en investigación por delitos relacionados a violencia contra la mujer?

No. La incidencia de delitos contra mujeres periodistas en 2015 es muy baja. Buscar la especialización de los auxiliares dependerá de la incidencia de los delitos. Sin embargo, ellos [los auxiliares] reciben una inducción general al ingresar al Ministerio Público. Allí les explican cómo se investigan algunos delitos, como los de violencia contra las mujeres.

Las periodistas son acosadas cotidianamente por sus fuentes informativas y en las redacciones de sus medios por colegas, pero no denuncian por temor y desconfianza. ¿Qué acciones podría implementar la Unidad para generar confianza en las mujeres periodistas para que denuncien?

El fenómeno que usted comenta requiere de trabajo para concientizar a las mujeres. Quizá podamos trabajar en eso, como se hizo este año para generar más conciencia en general para que los periodistas denunciaran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *