Fotografía:  www.cmiguate.org 
(Por CPR-Urbana)
Fotografía: www.cmiguate.org (Por CPR-Urbana)

Publicado & archivado en La Columna de Olga.

Por Olga Villalta

La corrupción descarada por parte de altos funcionarios de gobierno, y puesta al descubierto por la CICIG el 16 de abril del año en curso, hizo que creciera la indignación en la población urbana. Esta población cayó en la cuenta que los impuestos que paga al fisco, y que deben servir para el funcionamiento de los hospitales, escuelas y servicios para los habitantes de este país, iban a parar a los bolsillos de funcionarios. Además, las publicaciones de prensa dieron cuenta de cómo una red constituida por altos funcionarios defraudaba de manera sistemática las arcas del Estado.

Desde entonces, quienes siempre hemos estado atentos a cómo se conduce la Cosa Pública, hemos leído con atención los análisis de los “tanques de pensamiento” de los diferentes sectores. Las redes han transmitido instantáneamente las noticias, los giros políticos, pero hoy más que nunca los medios tradicionales aportaron las reflexiones que permiten a la ciudadanía consciente entender lo que está pasando.

Asistir a la plaza todos los sábados ha sido para los citadinos un reencuentro con su espacio de convivencia. Ha permitido perder el miedo no solo a un asalto, sino lo más importante, a despojarse del recelo hacia el estado represor.

Claro que no es suficiente manifestar el descontento; hace falta el discurso lúcido de dirigentas y dirigentes. Entiendo que hay hartazgo de falsos líderes que arengan con pasión, pero que después se venden. Sin embargo, históricamente está demostrado que si la masa no tiene un norte, se moverá de acuerdo a los vientos que le soplen. El clásico refrán popular “en río revuelto, ganancia de pescadores” se puede cumplir. El saldo positivo que está dejando este movimiento es que la población ha tomado conciencia de la necesidad de organizarse, reflexionar sobre sus intereses, confrontarlos con los intereses de los otros y cultivar la tolerancia entre iguales.

Paralelo a este movimiento el Tribunal Supremo Electoral dio el banderazo de salida a la campaña electoral, aunque sabemos que ésta empezó desde hace rato. Pronto las/os candidatos a cargos de elección popular se verán enfrentados a las exigencias de los electores organizados. Si bien una buena parte de sus seguidores lo que buscan es un empleo, siempre valdrá la pena señalar las tareas pendientes a las cuales un nuevo gobierno, que se precie de tener un mínimo de sensibilidad hacia los sectores marginados, debería de poner atención.

Una de las deudas más grandes con la población se ubica en un sistema de salud que no garantiza una atención curativa y menos preventiva. La población ha tenido que organizarse para vigilar a los diferentes niveles los espacios de atención del sistema de salud. Es así como encontramos acciones de monitoreo, observatorios y vigilancia a nivel local, regional y nacional sobre la atención que se presta a las/os usuarios de los servicios.

Las/os reporteros tenemos la oportunidad de elevar el discurso de las/os candidatos más allá de las promesas de campaña. En ese sentido, la información que sistematizan diversas organizaciones de la sociedad civil se constituyen en argumentos que podemos utilizar para las entrevistas a los candidatos y las candidatas.

La Alianza de organizaciones de Mujeres Indígenas por la salud reproductiva, la Nutrición y Educación (ALIANMISAR), compartió en mayo pasado los resultados de una investigación entre las usuarias de los centros de salud y hospitales, en la cual dan cuenta del testimonio de 175 usuarias del sistema de salud pública, distribuidas en 8 departamentos.

El 67% de las mujeres entrevistadas son indígenas y la mayoría indicó que enfrentó problemas de negligencia, maltrato verbal y humillaciónpor parte del personal de salud. Los testimonios recogidos evidencian que en el personal médico persisten estereotipos y prejuicios hacia las personas pobres, sobre todo si son indígenas.

El Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (OSAR) también ofrece información constante sobre la atención que se brinda en los servicios de salud. Su trabajo metódico, constante y profesional ha logrado que temas como la mortalidad materna y la prevención del embarazo en niñas y adolescentes esté ubicado en la agenda de los medios.

La publicación de estos hallazgos a través de los medios de comunicación, coadyuva a que los funcionarios de turno, y los que pretenden llegar al poder, se vean obligados a dar respuestas efectivas a la ciudadanía.

Nota: Información tomada por la autora de esta columna del Boletín de Alianmisar distribuido en la presentación de los resultados de sus investigaciones, que fue un evento público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *