Imagen obtenida de akifrases.com
Imagen obtenida de akifrases.com

Publicado & archivado en La Columna de Olga.

A raíz del revuelo que causó la columna de Anabella Giracca del 8 de abril en elPeriódico, en la cual la autora emitía opinión sobre el caso de racismo y discriminación de que fue víctima Erick Barrondo por parte de un locutor de radio, me permití revisar con detenimiento los comentarios de los lectores en el blog de su columna.

Por Olga Villalta, periodista feminista

En el artículo Giracca cita los términos racistas que circularon en las redes, entrecomillándolos para indicar que no son de su autoría. A continuación analiza el peso que tienen estas frases en el imaginario colectivo. Argumenta como se expresa el racismo en nuestra sociedad y, finalmente, reconoce el valor que tiene Erick Barrondo para Guatemala.

El artículo tuvo 74 comentarios, de ellos, 12 expresan su acuerdo a la opinión de Giracca, reconociendo el racismo existente en las y los guatemaltecas/os. Algunos expresan su admiración al deportista sin referirse al contenido de la columna. Se encuentran algunos comentarios con carga racista. Pero una buena carga de opiniones, arremeten con furia hacia la columnista, ofendiéndola, desautorizando su discurso, atacándola por su origen étnico y social. Estas opiniones carecen de argumentos hacia el contenido del artículo. Me quedé fría ante esta carga de violencia verbal y quiero creer que fueron emitidas por no saber leer.

Los frases de las/os lectores que más sorpresa me causaron fueron: “su comentario no parece de una persona educada, sobre todo viniendo de una mujer”, “escribe así por salir del anonimato”, “usted es poco profesional, lo que escribe es basura”, “su artículo refleja mala educación y la mugre que lleva adentro”, “su artículo refleja un racismo solapado”. El lector Angel Chojolán en un largo comentario la ataca por su apellido y por su blancura.

Consideré oportuno buscar el Manual de Periodismo de Vicente Leñero y refrescar los criterios periodísticos sobre el género Columna de Opinión. En él se establece que uno de los propósitos centrales de la columna es ofrecer el mayor número de informaciones o de información y comentarios en el menor espacio posible. Una de las variantes es la columna de comentario, en ella, la persona que escribe se permite comentar, opinar y satirizar sobre las informaciones que ofrece. El columnista de opinión, indica el manual, es una especie de sondeador de la actualidad. En mi experiencia como columnista aprendí que la responsabilidad de quién escribe es aportar reflexiones, interpretaciones para que las/os lectores comprendan mejor un tema o un hecho. No siempre se logra el objetivo.

En lo personal, considero que la carne de los periódicos no está en las noticias diarias, sino en las columnas de opinión. El éxito de una columna es que sea leída, aunque no se esté de acuerdo con ella. Partiendo de este criterio se puede inferir que, si esta columna recibió tantas entradas es porque llama la atención. Sin embargo, confirma una apreciación que percibo sobre la apertura de los medios a las/os lectores. Esta tiene que ver con que no sabemos leer. Leer implica acercarnos al texto para entender las ideas centrales de la autora o autor, en una segunda lectura podemos precisar en lo que estamos de acuerdo y en lo que no, pero con argumentos. La mayoría leemos un texto e inmediatamente nos disponemos a arremeter.

Lanzo la inquietud a las/os colegas periodistas que consultan este medio. ¿Cómo podríamos mejorar la comunicación con las/os receptores de nuestras notas?

2 Comentarios para “La Libre expresión y la capacidad de leer”

  1. laura e. asturias

    Totalmente de acuerdo con las apreciaciones elaboradas por Olga Villalta y todo lo escrito por Anabella Giracca. Mucha gente no sabe leer. Y luego, si alguien en los medios omite poner entre comillas un texto para indicar que está haciendo una cita textual de lo que otra persona dijo o escribió, no sólo se le ataca precisamente por aquello CONTRA lo cual se está manifestando sino también puede acusársele de plagio. Estar en el ojo público a través de los medios de comunicación realmente es exponer la yugular a todo tipo de interpretaciones erróneas, muy subjetivas y carentes de pensamiento crítico.

    Responder
  2. Linda Valencia

    De acuerdo con lo que dice Olga Villalta, yo también leí los comentarios, arremetieron contra la periodista, lamentablemente personas que también están en desacuerdo con el racismo, a veces son pocos los periodistas que abordan temas álgidos de derechos humanos, y así todavia los que no tienen voz en los medios arremeten contra ellos, felicitaciones por este análisis Olga, lo que deja claro aún más es la pobre educación de nuestro país, las personas leen pero hay analfabetismo de comprensión.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *