Publicado & archivado en La Columna de Olga.

Por: Olga Villalta

 

Dicen que los medios de comunicación funcionan como un espejo de lo que piensa sociedad. Y, como lo hemos reiterado en otros artículos, cuando se acerca el día de la madre éstos se llenan de mensajes publicitarios y notas informativas que refuerzan estereotipos tradicionales que atentan contra el desarrollo personal de las mujeres.

 

En estos días, la prensa retrata a las mujeres madres casi como santas. Todas son buenas, sacrificadas, amorosas, dulces. Sin embargo, durante todo el año, siempre que se registra un hecho noticioso relacionado con abandono de bebés, las madres parecen siempre las culpables y nunca se dice nada del supuesto padre. Las condenamos antes de saber su historia.

 

Nunca como hoy las mujeres que asumen la maternidad se cuestionan si están siendo “buenas madres” y esto aparece en los consejos de las secciones dedicadas a la familia. En estos se les invita a ser eficientes en todo. Estas mujeres tienen que ser buenas madres, buenas hijas, buenas profesionales, buenas trabajadoras, buenas amigas y buenas esposas. Ya es hora que reciban mensajes respecto a que el cariño materno no se mide cuantitativa sino cualitativamente; una madre/ama de casa, amargada y encerrada en el hogar, hastiada de cuidar a las/os hijas/os, que por lo general son sus acompañantes y objeto de dominio, es difícil que proporcione a su prole bienestar, amor y tranquilidad. En cambio la que viene de desempeñar un trabajo que le satisface y desarrolla su creatividad, podrá dedicar un tiempo limitado, pero bien dedicado a la atención de sus hijas/os

 

Un mensaje constante de la publicidad hacia las mujeres madres se relaciona con la posibilidad de mantener su belleza a pesar de la maternidad. La industria cosmética hace millones de dólares con la venta de la ilusión de mantener la juventud. En lugar de estos recursos vanos, los medios pueden ayudar con textos novedosos en las secciones dedicadas a las mujeres, que las oriente a buscar el cultivo de su inteligencia y el desarrollo de la creatividad para sentirse útil en este mundo.

 

Las mujeres que asumen la maternidad, son en primer lugar mujeres y después madres. Ellas tienen anhelos, intereses y sueños propios. La maternidad no elimina su condición de sujetas de derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *