Slide1

Publicado & archivado en Portada.

El Chicago Tribune colocó en 1992 todo su contenido en la Internet e inauguró con ese acto una nueva forma de concebir el periodismo y los modelos de comunicación. A partir de entonces comenzó a resquebrajarse el tradicional modelo comunicativo unidireccional y jerárquico —donde la figura del poder de editores y editoras era indiscutible— y se sentaban las bases de otro paradigma que se ha ido forjando desde lógicas donde la ciudadanía ya no permite ser asumida solo como receptora acrítica de contenidos mediáticos.

Por Silvia Trujillo y equipo de Sala de Redacción

La revolución tecnológica ha sido imparable y ha obligado a los medios a generar estrategias diversas para hacer frente a las demandas tanto ciudadanas como de supervivencia financiera. Inicialmente, funcionaron con el modelo de webs totalmente gratuitas, aunque para muchos fue inviable económicamente y hubo que buscar nuevas soluciones. Uno de los primeros que lo hizo fue el diario estadounidense Wall Street Journal que abandonó la gratuidad y comenzó a funcionar por suscripciones, lo cual sirvió de antesala para que en 2010 el magnate de medios Rupert Murdoch anunciara que el inglés The Times aplicaría el mismo modelo. La reacción inicial fue de temor e incertidumbre, sin embargo las suscripciones digitales comenzaron a crecer y hoy la transición, aunque con dificultades, parece ir encontrando las maneras de adaptarse a las exigencias de una ciudadanía que le sigue reivindicando a los medios el cumplimiento de su rol social y un mercado que se contrae con fuerza.

En Guatemala

En el país, mientras tanto, la relación de los medios con la Web sigue en construcción y es bastante asimétrica, para unos pocos es prioritaria y le han invertido a su desarrollo, mientras que para otros, la Internet y las redes sociales se consideran como complemento para publicitar su contenido. Específicamente los medios han puesto mayor esfuerzo en trabajar mediante las redes sociales. De acuerdo con socialbakers.com, en Guatemala hay alrededor de dos millones de usuarios/as del “libro de los rostros” y unas 300 mil cuentas en Twitter. El medio que más utiliza Facebook es Prensa Libre, seguido muy de cerca por Notisiete. Mientras que el líder en Twitter también es Prensa Libre, aunque quien más tuitea es Emisoras Unidas.

Desde Sala de Redacción se impulsó una breve investigación respecto de los usos que los medios de comunicación están dando a las redes sociales y para conocer qué tipo de respuestas se han ido creando frente a las exigencias de estos nuevos modelos comunicativos y de negocio. Aunque los datos obtenidos no son estadísticamente relevantes, pues no se logró que la mayoría de los medios de alcance nacional respondieran, sí es posible establecer un diagnóstico y cierta tendencia al respecto.

Twitter y Facebook permiten ensamblar contenidos gráficos, audiovisuales y escritos, lógica que hasta hace cuatro años comenzó a aplicar la mayoría de medios masivos guatemaltecos, a los cuales aún les falta darles usos menos artesanales. Algunas de los/as editores web y comunity managers entrevistados reconocen que el despegue fue muy tímido y no se le prestó la atención necesaria, aunque coinciden que eso cambió a medida que se fue comprendiendo el potencial de dichas herramientas “como medio informativo y de retroalimentación de contenidos”. Tal como sostiene un editor web consultado, “las redes sociales comenzaron como `moda´, pero ahora son una necesidad para crear anillos de contenido entre la web y los millones que navegan en ellas”.

Twitter irrumpió en el mundo en marzo de 2006, aunque en Guatemala comenzó a popularizarse hasta 2010 y en la actualidad existen unas 300 mil cuentas. En medio que más seguidos tiene es Prensa Libre, pero el que más lo utiliza es Emisoras Unidas.

De los medios consultados, solo uno —Prensa Libre— ha apostado desde 2009 a la creación de un equipo de trabajo específico para desarrollar su versión digital y las redes sociales. En los inicios no contaban con personal específico para esta labor sino que lo asumía una sección en particular (cinco personas: dos editores, dos homereporters y un reportero Multimedia) y se administraban como plataformas secundarias. En la actualidad el equipo lo integran once personas, con una estrategia definida que incluye, por ejemplo, “retuits” de las cuentas de sus reporteros, editores y corresponsales, así como de las cuentas oficiales de diversas instituciones, así como entidades públicas y privadas.

El caso de la revista ContraPoder, resulta interesante porque el medio surge en el marco de la transición de modelos y planificaron el uso de las redes desde antes de su salida al mercado. De acuerdo con la fuente, contemplan sumarse a algunas más, con el propósito de “hacer crecer la comunidad y posicionar la marca editorial”. Ese medio solo comparte parcialmente en la Red sus contenidos de la edición impresa, lo cual ha despertado el interés de los/as cibernautas. Por ejemplo, un tema relacionado con los mejores y peores planteles educativos superó las 30 mil visitas.

En promedio, los medios consultados por Sala de Redacción, apenas cuentan con dos personas para actualizar la información de sus páginas web y sus sitios en Facebook y Twitter, lo que provoca que sean desbordados por la gran cantidad de mensajes enviados por los/as cibernautas.

Redes, microbloggin ¿qué pasa con la ciudadanía?

Los usos que los medios locales les dan a las redes también varían. Estan los que las usan para conocer la percepción de los públicos hacia el medio y obtener una retroalimentación rápida de los contenidos, también estan aquellos que las utilizan para actualizar la información “en el momento que sucede”, colocando enlaces en vivo a actualizaciones instantáneas. Además, los que tienen claro que “no es plataforma de actualización, sino para generar diálogo y viralidad”.

Alrededor de 2.1 millones de personas y empresas tienen cuenta o página en Facebook en Guatemala. A la cabeza de esa red está Prensa Libre, seguida de cerca por Noti7.

Alrededor de 2.1 millones de personas y empresas tienen cuenta o página en Facebook en Guatemala. En el área de medios, a la cabeza está Prensa Libre, seguida de cerca por Noti7. Datos al 14 de julio de 2013, procesados por Sala de Redacción.

La escasez de personal impide atender el traslado de información a través de las redes sociales y los espacios de microbloggin, así comoatender de manera adecuada los mensajes de las y los cibernautas, de manera que no existe un control de aquellos mensajes que trasgreden la Libertad de Expresión, ya sea por falta de capacidad para leer todos los mensajes, porque estiman que es innecesario o por desconocimiento de los límites de la Libertad de Expresión. Algunas de las personas consultadas afirman contar con filtros: en ciertos casos los comentarios solo se eliminan cuando “son ofensivos en exceso hacia el medio, el personaje del cual se habla o bien entre los mismos seguidores”. En otros, explican que no necesitan tener ninguna regulación porque la propia comunidad virtual las tiene y ese mecanismo produce las regulaciones. Sin embargo, basta revisar en las cuentas en Facebook o en los espacios destinados a los comentarios en las páginas web para leer mensaje ofensivos o con “lenguaje inadecuado”, que incluye incitaciones al odio —por razones de nacionalidad, sexo o grupo étnico— y apología del delito.

En general, debido a tiempo y espacio, los/as cibernautas encuentran más datos en las redes sociales y en los espacios de microblogging de los medios que en la ediciones tradicionales, pues “comparten” o “retuitean” información inmediata de fuentes y de sus propios reporteros, las cuales muchas veces pierden vigencia en minutos. Entre otras razones, porque siempre hay alguien que “tuiteó primero”.

Finalmente, el aluvión de opiniones de la ciudadanía y las críticas constantes a la unilateralidad de visiones ha provocado que los medios se vean compelidos a abrir más espacios a las opiniones diversas aunque aún es incipiente y deficitaria la relación dialógica. Es evidente que todavía hace falta profundizar el debate sobre estos nuevos modelos que exigen compatibilizar el compromiso social con la sostenibilidad económica.

Mirando hacia el futuro

Las tendencias mundiales indican que el modelo de negocio, al menos en la prensa escrita, seguirá siendo sostenido por la convivencia del formato digital y el impreso, una investigación realizada por el Pew Research Center en 2012 indicó que permanece la tendencia actual de dos versiones distintas, por un lado la versión digital distribuida por medio de suscripciones y por el otro una versión impresa distribuida solo dos o tres veces por semana. Los medios televisivos, mientras tanto, presionados por el avance de los canales temáticos y la llamada televisión inteligente o a la carta que funciona a partir del modelo de consumo de Internet, se apresuran a adaptarse a las exigencias de quienes consumen. Lo que suceda en Guatemala dependerá de la disponibilidad de los medios para debatir profundamente sobre las distintas estrategias y modelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *