Imagen: Sala de Redacción
Imagen: Sala de Redacción

Publicado & archivado en Ojo del Editor.

Por Sala de Redacción

Si bien las cifras en una noticia pueden ser en sí un elemento noticioso, igual que un hecho violento o delictivo, el texto también debe incluir el impacto del mismo—especialmente si se trata de un hecho que ocurre con frecuencia o de una cifra que se actualiza varias veces al año. Aun si se trata de una nota corta, no basta con exponer el “qué” de la noticia, sino es importante contextualizarla y exponer el “y qué”. Esto es otra manera de explicarle al lector por qué es importante que relate otro asalto en determinado sector de la ciudad, o que se le inunde con cifras de los miles de migrantes deportados al país.

Es usual encontrar notas acerca de asaltos en la Calzada Roosevelt en la capital. El 14 de abril de 2015, por ejemplo, Prensa Libre publicó una nota con el titular “Un muerto y dos heridos en frustrado asalto en la Roosevelt”. La nota informa que el blanco del asalto fue un vendedor de tarjetas de celular y que un agente de seguridad privada, que custodiaba al vendedor, disparó contra los presuntos asaltantes. El texto describe quiénes fueron los heridos y otros detalles.

La nota probablemente es importante para vecinos del sector. Sin embargo, si se plantea con cuánta frecuencia ocurren los asaltos, las horas cuando más ocurren, y en qué porcentaje de los casos se utilizan armas de fuego y/o resultan personas heridas o fallecidas, la nota adquiere mayor importancia para quienes con frecuencia deben transitar por la calzada. Entonces, la nota no es una nota de un asalto más, sino revela una tendencia delictiva que podría afectar a un número considerable de transeúntes o automovilistas en la capital.

Otro ejemplo es una nota de Emisoras Unidas del 1 de octubre de 2015 con el titular “Estados Unidos ha deportado a 23,755 guatemaltecos durante 2015”. La nota indica que la cifra es menor en relación con el año pasado. Sin embargo, no explica cuál es la relevancia del dato. Por ejemplo, en otras notas se ha explicado que la deportación desde EE.UU. se redujo porque aumentó la deportación desde México. ¿Ocurre entonces que los deportados son en su mayoría guatemaltecos que migraron recientemente? No lo sabemos. Tampoco sabemos cuál es el impacto para Guatemala del ingreso de miles de migrantes deportados. ¿Hay consecuencias para la situación socioeconómica de las comunidades de donde provienen los migrantes? ¿La mayoría intenta regresar a EE.UU. después de la deportación? Tampoco lo sabemos.

Entonces, es importante saber cuántos migrantes son devueltos al país. Pero también se le puede contar al público por qué debe interesarle que han deportado a un promedio de 2,639 migrantes por mes al país entre enero y la fecha, o un promedio de 88 migrantes por día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *