Imagen tomada de clases de periodismo.com
Imagen tomada de clases de periodismo.com

Publicado & archivado en Portada.

“Cuando empecé en ese oficio tuve grandes maestros que no me perdonaban un adjetivo fuera de lugar. Los jóvenes de ahora escriben a la buena de Dios. Nadie tiene tiempo para enseñarles”.

Por Sala de Redacción

Esas palabras se las dijo el nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez a un grupo de amigos, en noviembre de 1994, cuando los convocó a Cartagena de Indias, Colombia, para hablar, entre otros asuntos, de la pobreza que aquejaba al periodismo latinoamericano, como refiere Tomás Eloy Martínez en el prólogo de Los cinco sentidos del periodista (estar, ver, oír, compartir, pensar). Fruto de la iniciativa de Gabo es la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

La preocupación sobre la juventud que desea incursionar en el mundillo del periodismo es permanente entre los veteranos, aunque pocos dejan registro de eso en tinta o bites, como el español Ramón Lobo, quien el 13 de enero de 2014 reflexionaba sobre “¿Qué necesita un joven periodista para ser periodista?”. “Trato de infundirles ilusión, porque la tengo. Creo que lo bueno está por llegar. El negocio de contar lo que sucede de una manera honesta y veraz, independiente, con rigor y pasión, vuelve a esta poco a poco en manos de los periodistas debido a las nuevas tecnologías. Estoy convencido de que esos jóvenes tienen que viajar, crear webs, medios, ser inventores”, escribió Lobo en su blog.

Sin la finalidad de que se crea que el periodismo obedece a recetas, les compartimos una síntesis de notas encontradas en la Red las cuales pueden servir de referencia a estudiantes o cazanoticias bisoños, aunque también pueden ser llevadas a la práctica por colegas con años en el oficio.

Cinco consejos para quienes empiezan

Tom Huang escribió en Poynter cinco consejos para los jóvenes periodistas que empiezan a trabajar en un medio, texto divulgado en español por el sitio Clases de Periodismo. “No voy a discutir que los periódicos son lugares tristes y depresivos. Lo son, aunque todavía hay mucha diversión en ellos. No voy a discutir sobre si debes trabajar para un sitio web, aunque trabajar para uno es probablemente tan duro como hacerlo en una reconocida sala de redacción”, dijo.

Aquí sus consejos:

1. Sé un aprendiz. Ya sea que enfrentas el reto de entender las últimas tendencias o de emplear nuevas técnicas de escritura, estás aprendiendo algo nuevo cada día. Nos ganamos la vida por nuestro ingenio y curiosidad. Nos pagan por hacer preguntas. Aunque sea aterrador y exasperante aprender, adoptemos esa parte a nuestras vidas.

2. Sueña ahora. Probablemente entraste a este negocio porque te enamoraste del periodismo, soñaste con él y decidiste seguir ese sueño. Bueno, ahora estás aquí (trabajando en un medio). Dale un año o dos, quizá tres. Si tu sueño no funciona, pasa a tu siguiente sueño. Soñar se hace más difícil cuando tienes hijos, una hipoteca que pagar y cuando te vuelves más viejo. Por ello, persigue tus sueños ahora.

3. Ten una vida fuera de la redacción. No dejes que tu trabajo sea más importante que tu familia y amigos. Rodéate de amigos y comprométete con tu familia. El trabajo es bueno, pero no será un buen lugar para ‘aterrizar’ luego de un largo día. Los periodistas que tienen una vida fuera de la redacción se mantienen felices y productivos, y aportan ese punto de vista humano a sus historias.

4. Cuídate. Esta es una profesión estresante. Escucha a tu mamá y papá: aliméntate bien, duerme bien y haz ejercicio. Puede sonar obvio, pero estas cosas nos mantienen sanos y resistentes aunque el caos llegue a nosotros. Aunque es bueno seguir estudiando, también es necesario mantenerse en buen estado físico.

5. Encuentra un mentor y sé un mentor. El periodismo es un oficio que se aprende, en su mayoría, con la práctica, por eso es esencial tener la guía de un mentor. Habrá buenas personas en tu sala de redacción que estarán dispuestos a ayudarte. También podrás pasar lo aprendido y ayudar a otros jóvenes.

Diez consejos básicos para jóvenes periodistas

Los periodistas están bajo la mirada atenta público. Se codean con héroes, candidatos electos y líderes económicos. Sus palabras son consideradas por muchos como la voz de los que no tienen voz, la voz de la comunidad. Es por estas razones que cualquier error de un periodista se convierte en una gran catástrofe.

Si te dedicas al oficio, el blog Stuff journalist like ha preparado un listado de 10 consejos útiles para los periodistas, cuya versión en español fue divulgada por 233grados.lainformacion.com.

1. Nunca, nunca, asumas nada. Jamás asumas absolutamente nada, siempre corrobora todas las informaciones que manejas. Desde cómo se escribe un nombre o apellido hasta la legalidad de alguna acción de un Ayuntamiento. Seguramente, el 99% de tus conclusiones anticipadas sean correctas, pero es ese 1% el que hará que pierdas toda credibilidad.

2. Cuando no sabes qué pasa, pregunta a tu fuente. Ser despistado no es tan malo como estar equivocado. Así que no temas al preguntar qué dijo el juez al pronunciar una sentencia o a qué se refería el político en su discurso. La mayoría de las fuentes estará contenta de aclarar cualquier duda para evitar que se difunda la información con errores.

3. Haz siempre tu tarea. El periodista siempre debe estar preparado y conocer el tema al que se enfrenta. Es fundamental que conozca el qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué de los hechos que cubre.

4. Conoce la dirección de los lugares a los que te diriges. Este es un consejo tanto para jóvenes como para veteranos. Algunas veces llegar cinco minutos tarde marca a diferencia entre un excelente reportaje y uno terrible. Así que aprovecha las ventajas que dan herramientas como Google Maps para verificar antes de salir a la calle las dirección a la que te diriges.

5. Nunca hables con alguien sin saber quién es. No hay nada peor para una personalidad pública que un periodista le pregunte cómo se llama. Saber con quién se habla es fundamental para usar citas en el texto e incluso para lograr esos cinco minutos de entrevista que marcarán la diferencia en la noticia.

6. Ten conocimientos de los hechos que cubres. Una noticia sin contextualización es inútil para los lectores. La mayoría de los editores o jefes de redacción no tienen tiempo para sentarse a explicarle a cada uno de los redactores el contexto de los acontecimientos que necesitan cobertura. Así que antes de salir a cualquier pauta haz una búsqueda para documentarte sobre el contexto histórico del hecho que vas a cubrir.

7. Aprende de memoria el libro o manual de estilo del medio en el que trabajas. Nada molesta más a los editores que leer un trabajo repleto de contradicciones de estilo. Los periodistas deben saber cómo abreviar los nombres de las calles y avenidas, cuándo se escriben mayúsculas o minúsculas o cuándo una cifra debe escribirse en letra o en número.

8. Obtén la mayor información que puedas de tu fuente en la primera entrevista. Es importante que los periodistas respeten el tiempo de sus fuentes. La mayor parte de las veces hay margen para llamar por segunda vez para aclarar alguna duda. Sin embargo, nada garantiza que se obtendrá la respuesta antes del cierre. Así que cubre tus espaldas y jamás culmines una entrevista sin saber todo lo que necesitas.

Los últimos dos consejos son sugerencias de los lectores:

9. Ten siempre un “plan b”. Los pen drives, discos duros, grabadoras y baterías siempre dejan de funcionar en el momento menos indicado. Así que no solo grabes la entrevista, también toma notas. Revisa constantemente tus artilugios de trabajo y al llegar a la redacción haz varias copias de seguridad.

10. Siempre lleva contigo un lápiz. Un consejo de periodistas que han trabajado en condiciones extremas: los lápices no chorrean, se congelan o se quedan sin tinta. Siempre lleva contigo un lápiz.

Por último, no está de más leer o releer el ya famoso discurso que García Márquez leyó en octubre de 1996, en la asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), titulado “El mejor oficio del mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *