Diseño de imagen: Sala de Redacción. 
(Logotipos de Facebook, Twitter e Instagram, marcas registradas).
Diseño de imagen: Sala de Redacción. (Logotipos de Facebook, Twitter e Instagram, marcas registradas).

Publicado & archivado en Noticias para los medios.

Por Herberth Pineda

El 22 de agosto de 2014, una mujer transgénero y activista de la comunidad LGBTI conducía su vehículo en la zona 1 capitalina cuando varios sujetos intentaron subirse al mismo. Cuando trató de escapar de sus agresores, perdió el control del vehículo y se estrelló en la Catedral Metropolitana.

La noticia fue difundida en redes sociales con connotaciones de transfobia y homofobia, reproduciendo así también prejuicios y estigmas. La reacción fue inmediata: la audiencia reclamó a medios, como elPeriódico, que era innecesario resaltar la identidad de género u orientación sexual de la protagonista de la noticia.

Otro caso de cobertura inadecuada, con una amplia difusión por las redes sociales, fue el asesinato de la defensora de Derechos Humanos y trabajadora de la Oficina de la Mujer de la municipalidad capitalina, Patricia Samayoa, a manos de un guardia de seguridad privada con trastornos mentales. El hecho, ocurrido el 3 de julio de 2014, fue rápidamente difundido por los reporteros de varios medios con información errónea y sustentada sólo en los primeros rumores de lo sucedido. Los avances noticiosos del hecho anunciaban que una mujer intentó asaltar la farmacia, pero Samayoa había llegado a comprar medicina cuando el guardia disparó su arma de fuego. Los familiares y amigos de la víctima no sólo repudiaron el hecho, sino la forma en que los periodistas lo reportaron inicialmente.

Un tercer ejemplo de cobertura periodística inapropiada, y reproducida en redes sociales, es el caso de un niño que fue lanzado del puente Belice en la zona 6 capitalina el 18 de junio de 2015, y que falleció 17 días después. Pese a que una pandilla lo agredió porque se rehusó a cometer un homicidio cuando le ordenaron hacerlo, y que sobrevivió el ataque, los medios de comunicación difundieron en las redes sociales varias fotografías que mostraban su rostro cuando los bomberos lo rescataron y estuvo hospitalizado.

La publicación y divulgación de las fotografías y la identificación de la víctima menor de edad vulneraron la seguridad del niño y de su familia.Con estos hechos, además, se violó la Ley de Protección Integral de Niñez y Adolescencia.

Del uso al abuso

Sala de Redacción ha señalado que algunas coberturas, como las mencionadas al inicio, han incumplido con varios principios periodísticos. Dicho esto, la utilidad de las redes sociales recae en el impacto que genera la posibilidad de difundir masivamente la información, principalmente en Twitter y Facebook. Por lo tanto, su uso como herramienta periodística no es cuestionable. En diciembre de 2014, Sala de Redacción publicó un artículo acerca de los usos periodísticos de las redes sociales, y su potencial para “interconectar con colegas, audiencias y fuentes”. Sin embargo, ante los ejemplos anteriores, cabe preguntarse esto: ¿se agotó la discusión sobre la ética o responsabilidad periodística en el uso de las redes sociales?

Las redes sociales no son la amenaza

La falta de verificación de datos antes de su publicación en las cuentas de las redes sociales de los medios de comunicación, o en cuentas personales, ha contribuído a la condena de las redes sociales, incluso hasta por parte de algunos periodistas. No obstante, las y los periodistas no deben ver a las redes sociales como una amenaza para la profesión, según el catedrático de la Universidad Francisco Marroquín, y experto en redes sociales, Fernando McDonald. “Cualquier persona con un celular inteligente puede compartir lo que ve en la calle”, aunque “no tiene la información o experiencia de un periodista, pero eso no es responsabilidad de las redes”, afirma McDonald.

Las y los periodistas deben potenciar la utilidad de las redes sociales para llegar a las audiencias y obtener la retroalimentación necesaria, asegura el experto. En las redes se puede apreciar lo que la gente piensa de la información difundida y de la forma en que los medios transmiten los sucesos. Esa retroalimentación le hace saber al periodista, por ejemplo, cuándo hubo errores o amarillismo en la cobertura, o se arriesgó la vida de alguien, como en los ejemplos citados.

“La gente no es tonta; las personas que se mantienen atentas a los medios son personas inteligentes, que piensan, que analizan y estudian”, afirma McDonald. “Por lo tanto, saben cuando los medios quieren incentivar el morbo y eso es contraproducente para ellos”.

Algunas normas de Facebook

Las redes sociales tienen una plataforma de condiciones para su uso, que deben servir como guía al periodista para la difusión de contenidos periodísticos. Por ejemplo, Facebook tiene las siguientes normas comunitarias:

  1. Fomentar un comportamiento respetuoso. Esto implica el respeto de diferentes opiniones, formas de pensamiento, e ideas.
  2. Evitar lenguaje intimidatorio, como amenazas creíbles de daños físicos contra personas, o contenidos que vulneren la seguridad pública.
  3. No publicar páginas de organizaciones peligrosas como aquellas con afiliaciones terroristas o de grupos delictivos, ni promover sus contenidos, o elogiar los hechos violentos que estas organizaciones cometen.
  4. Intolerancia al acoso u otras formas de intimidación, y a contenidos que avergüencen, humillen, chantajeen, u hostiguen de otra forma al público.
  5. Intolerancia a los ataques contra personajes públicos. “Permitimos debates abiertos y críticos de personas que aparecen en las noticias o que cuentan con un público muy amplio (…). Sin embargo, eliminamos las amenazas creíbles a personajes públicos, así como el lenguaje ofensivo que se dirija a ellos (…)”.

Se debe notar que el universo de publicaciones en Facebook es más vasto que su capacidad para monitorear el cumplimiento de sus normas. Aún así, Facebook afirma que desactivará las páginas que incumplan dichas normas comunitarias.

McDonald explicó que cuando las fanpage de medios de comunicación publiquen tan solo un vínculo hacia sus sitios web que podría contener material no permitido, el caso se considera también una violación a las condiciones y normas de Facebook.

“No se debe abusar del recurso de la controversia como factor para vender o ampliar la audiencia”, señala el experto. El catedrático advierte que el uso de lenguaje inapropiado, titulares sensacionalistas o imágenes o vídeos amarillistas, para conseguir una mayor difusión y tráfico hacia los sitios web de los medios de comunicación, también podría romper la normativa de Facebook y resultar un insulto a la inteligencia de las personas.

Otros insumos para el manejo de redes

Los medios de comunicación social deben estar concientes de que tienen una proyección pública, para asumir que la responsabilidad de lo que se publica en las redes adquiere tal alcance, según la Guía para el uso responsable de medios sociales, que elaboró para el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), la periodista Vanina Berghella y el investigador Mariano Ure. Esta guía urge a practicar los valores que definen la calidad del periodismo, como la búsqueda de la verdad, la independencia, la honestidad, el rigor y el equilibrio. También llama a respetar los principios de la democracia: pluralismo, tolerancia y dignidad humana.

El informe Libertad de Expresión e Internet, que elaboró Catalina Botero, la ex Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), publicado en 2013, ofrece otras recomendaciones para el ejercicio periodístico digital y en redes sociales.

Las redes sociales no son enemigas del periodismo, son inprescindibles a este en la actualidad. Por lo tanto, McDonald, recuerda que “las herramientas (las redes sociales) no son nocivas, (pero) el uso que se les da sí” lo es, y Twitter sintetiza sus condiciones en un boomerang para el usuario: “¡Usted es lo que twittea!”.

2 Comentarios para “Redes sociales: ¿amigas o enemigas del periodismo?”

  1. Ramon Arturo Aguilera Sanchez

    Las redes sociales han permitido la aparicion de un nuevo genero en la comunicacion social, el periodismo cibernetico. Creer que se informa o se forma opinion a un circulo reducido de amigos y familiares es el mayor error de un periodista. La noticia es como el agua de los rios, corre, avanza en su caudal y cuando su cauce es muy estrecho se desborda inundando su entorno. Hay que ser periodista etico aun cuando se crea que nuestro destinatario es una sola persona.

    Responder
  2. JOSE LUIS ARAGON RODRIGUEZ

    Es importante que los periodistas que estan en medios radiales no sean sensacionalistas creyendo asi ganar audiencia sin saber a ciencia cierta el suceso o noticia que estan generando luego de un espacio de tiempo desmienten lo anunciado, tambien es importante que quienes hacemos periodismo conozcamos los limites que nos permite la ley y asi no confundamos a quienes nos oyen, leen o visualizan FELIZ AÑO A TODOS LOS COLEGAS Y EN ESPECIAL A SALA DE REDACCION.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *