Ha muerto… un mito más

Desde la llegada del nuevo milenio, en 2000, y a tan solo cuatro años de la firma de los acuerdos de paz, Guatemala entró en una lógica que pasó de la violencia política a la violencia organizada con fines criminales.