El valor de expresarnos libremente

disfrutar.   Por. Evelyn Blanck   Apenas iniciada su segunda década de vida un joven griego, apodado Bátalo por su dificultad de pronunciar la R, se paró frente al rugiente mar y comenzó a pronunciar discursos. Buscaba perfeccionar su dicción, entrenándose de esta forma peculiar en el arte de la retórica. Este joven también solía…